La justicia rusa rebaja, aunque de forma mínima, la deuda tributaria de Yukos

El Tribunal de Arbitraje de Moscú ha rebajado hoy en poco más de un millón de dólares la deuda tributaria de la petrolera privada Yukos por 2000, suma irrisoria si se toma en cuenta que la compañía debe pagar cerca de 3.400 millones de dólares en ese concepto.

La Corte satisfizo así sólo parcialmente un recurso de Yukos que pedía declarar ilegal la decisión del Ministerio de Recaudación de Impuestos con fecha 14 de abril que ordenaba el cobro de poco más de 99.000 millones de rublos (cerca de 3.400 millones de dólares) por impuestos correspondientes al año 2000. Los abogados de la petrolera, que aporta el 2% del crudo que se comercializa en los mercados mundiales, anunciaron inmediatamente que apelarán la decisión del Tribunal de Arbitraje de Moscú.

A comienzos de semana, Yukos revisó sus planes de producción de crudo para 2004 de 90 a 86 millones de toneladas. Esta corrección a la baja, según la petrolera, se debe al acoso judicial que ha obligado a Yukos a reducir su programa de inversiones. Pese al recorte de las previsiones de producción, que supone una disminución anual de 29 millones de barriles de petróleo, Yukos producirá un 6% más de crudo que el año pasado. "La compañía ya había advertido de que a mediados de agosto el asunto de su supervivencia podría llegar a un punto crítico", afirmó el pasado lunes el presidente del Consejo de Administración de Yukos, Steven Theede.

Aunque el ministerio de Justicia ordenó hace varios meses la congelación de todos los activos de Yukos, incluidas sus cuentas corrientes bancarias, sólo esta semana la petrolera ha anunciado una revisión a la baja de sus planes de producción. La petrolera informó, asimismo, de que ha pagado de manera voluntaria 700 millones de dólares en concepto de su deuda fiscal por 2000 y que el Estado ha cobrado directamente de las cuentas de Yukos otros 800 millones de dólares.