Conflicto laboral

El Gobierno moviliza al Ejército para garantizar la seguridad vial ante la huelga de las grúas

El Gobierno ha encargado al Ejército que retire de las carreteras los vehículos averiados que pongan en riesgo la seguridad del tráfico. Con esta medida se trata de garantizar el buen desarrollo de la Operación Retorno del mes de agosto ante la huelga de las empresas de grúas convocada en media España.

El Ejército ha dispuesto 180 grúas para actuar en caso de que proliferen los vehículos averiados o accidentados en los arcenes de las carreteras. Esta es una de las medidas adoptadas en la reunión que mantuvieron anoche el ministro del Interior, José Antonio Alonso, y el director general de Tráfico, Pere Navarro, con la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, a la que informaron del plan elaborado para garantizar la seguridad vial mientras dure el conflicto.

El protocolo, además de indicar cómo se debe actuar en caso de avería, contempla serias advertencias a los servicios de ayuda que ignoren las llamadas de las fuerzas de seguridad; incluso se advierte de la interposición de querellas por delitos de omisión de socorro. Por su parte, el director general de Seguros se reúne con las empresas del sector para exigirles que cumplan sus contratos con los clientes. Mientras, el Ejército ha dispuesto 180 grúas para retirar los vehículos que pongan en riesgo la seguridad del tráfico.

El protocolo, elaborado por el Ministerio del Interior y la Dirección General de Tráfico, es especialmente duro con los casos de accidentes de circulación. El texto precisa que "en el hipotético caso de que la grúa cuya actuación haya sido requerida por el agente de la autoridad desoyera la petición o se negara a presentar el auxilio requerido (...), además de la denuncia como falta leve (...) se procederá a la denuncia por desacato de acuerdo por lo establecido con la Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana" y se procederá a "la instrucción de diligencias y su envío al juzgado correspondiente por omisión al deber de socorro en virtud de lo establecido en el Código Penal".

Mientras, el director general de Seguros, Ricardo Lozano, se reúne con las ocho principales aseguradoras del ramo del automóvil, además de con su patronal UNESPA, para pedirles que cumplan sus contratos con los clientes ante el paro que mantienen las empresas de grúas de once comunidades autónomas. En la reunión, que ha comenzado a las 10.15 horas, están presentes aseguradoras y compañías de asistencia como Mapfre, Asitur, o el RACE. La huelga de las empresas de grúas, que afectará a la operación retorno de vacaciones, se inició el pasado 27 de julio en el País Vasco y se extendió el 21 de agosto a Asturias, y desde ayer a otras nueve comunidades autónomas.