La vida de las empresas

El reto de innovar en innovación

Llegan las vacaciones. Usted elige un lugar exótico y lejano para viajar, por ejemplo, Nueva Zelanda. Aterriza en el aeropuerto y descubre que su móvil funciona, que puede llamar a pesar de estar a miles de kilómetros de su país. O bien quiere cambiar de compañía operadora, pero desea conservar su número de teléfono, en una operación conocida técnicamente como portabilidad numérica. Pues bien, toda esta tecnología, invisible para el ciudadano común, que hace posible el llamado 'milagro' comunicativo, ha surgido en nuestro país con ingenieros españoles como protagonistas. En concreto, en el centro de I+D que Ericsson tiene en Madrid.

Esta planta instalada en España comparte junto con otras once de todo el grupo la actividad de I+D mundial de Ericsson. Las operaciones del centro de Madrid abarcan todas las facetas de I+D, desde la investigación, definición de estándares y desarrollo de productos y servicios, hasta la integración de soluciones completas en el área de User Data Bases. Sus soluciones están presentes en 103 países y son 215 operadores de todo el mundo quienes utilizan esta tecnología. Alrededor de los productos surgen servicios profesionales que, igualmente, ha desarrollado el centro de Madrid, como el cambio de numeración de un país, la implementación de sistemas redundantes o la optimización de redes.

Todo un logro que Julio López Roldán, director de Innovación del centro de I+D de Ericsson España, basa en una investigación más enfocada a buscar la proyección de la tecnología a largo plazo. 'El centro tiene un nivel único en comparación con el resto de los del grupo. Hemos innovado incluso en la innovación. Vamos mas allá y no nos conformamos sólo con investigar. No se trata de decir cómo pueden evolucionar nuestros productos, sino que hay que conectarse con el cliente final. No consiste en que éste diga lo que le va a gustar, sino que hay que ofrecer los medios para que el cliente dé las pautas'.

En los últimos años, el centro de I+D de Ericsson Madrid ha aportado unas 120 ideas y 42 patentes. Cada proyecto lleva, por término medio, un año y medio de trabajo. Y para seguir con esta apuesta, el centro ha creado hace año y medio, sobre una refundación de bases anteriores, una unidad de innovación. 'Esta unidad tiene como misión principal servir de puente entre lo que es el conocimiento que genera todo un centro de competencia y lo que es el mercado', explica López Roldán.

El producto estrella del centro es el HLR, una base de datos donde se almacena toda la información de los usuarios, como su perfil, localización, etc. Una vez comercializado, casi uno de cada dos usuarios en el mundo utiliza esta base de datos en telefonía móvil GSM, con un 43% de cuota mundial. En estos momentos está a punto de lanzarse al mercado el proyecto EDS 1.0, consistente en una base de datos para multimedia messenger de 20 millones de usuarios. La portabilidad numérica, tecnología denominada LFNR, también se ha desarrollado desde España.

Un punto importante sobre el que se está trabajando en el centro es el de la seguridad. 'Debemos dar unos niveles que hasta ahora no existen. Para ello vamos a tener una célula de innovación que dé unas primeras perspectivas sobre el asunto, una vez que se haya hablado con los sectores finales. A partir de ahí, surgirá un proyecto, que en un plazo determinado, puede desembocar en una solución', dice López Roldán.

De cara al futuro, el centro ya está pensando en los sistemas que puedan salir a partir del año 2015, ya que todo lo que es UMTS o videoconferencia en el móvil no se considera que esté en fase de investigación, sino de desarrollo y casi de implantación. En Ericsson exponen que las fórmulas están cambiando. 'El sistema GSM, y todo lo que era comunicación, basaba su fuerza en una definición de estándares. Este modelo está en declive a favor de un futuro, en el cual lo que tirará del negocio no será la tecnología, sino la preferencia del usuario y del operador', subraya López.