Consejo de ministros

El Gobierno inicia la reestructuración de los astilleros

La economía española crecerá al 3% en 2005, se crearán 328.000 empleos y las cuentas públicas tendrán un superávit fiscal del 0,1% del PIB, según el Gobierno.

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, presentó ayer el cuadro macroeconómico para el próximo año, como viene siendo ya tradicional por el Gobierno en el último Consejo de Ministros antes de las vacaciones de agosto.

Solbes presentó unas cifras parecidas a la de su sucesor Rodrigo Rato, con algunas correcciones. Al igual que había hecho Rato en años anteriores, Solbes recortó la previsión de crecimiento económico para el ejercicio vigente (2004), del 3% al 2,8%, debido al peor comportamiento del sector exterior, afectado por el vigor de las importaciones (muy por encima del dinamismo de las exportaciones). La contribución negativa al PIB del sector exterior rozará el punto este año.

De cara a 2005, Solbes dibuja un escenario de crecimiento económico ligeramente al alza, con una aceleración del PIB hasta el 3%, un superávit fiscal del 0,1% para el conjunto de las administraciones públicas, y la creación de 328.000 nuevos empleos (un 2%).

El Gobierno prevé que una mayor inversión produzca la mejora de la productividad por ocupado

La cifra de nuevos empleos 'servirá para absorber el aumento de población activa', pero no para mucho más, por lo que la tasa de paro quedará cercana al 11%.

Solbes espera que la demanda interna se mantenga fuerte el próximo año, aunque variará su composición. Mientras que el consumo de los hogares y el consumo público tenderán a ralentizarse, se registrará una importante aceleración de la formación bruta de capital fijo (inversión) cuyo crecimiento pasará del 3,7% al 4,2%.

'Ello servirá para aumentar la productividad', recalcó el vicepresidente. Es la primera vez que el Ejecutivo hace pública una previsión sobre productividad por ocupado. El Gobierno prevé que el crecimiento anual de este indicador sea este año del 0,7% y se eleve al 0,9%, para 2005.

Este escenario está supeditado a una serie de 'riesgos', entre los que Solbes citó el mayor encarecimiento del petróleo y el aumento de tipos de interés, que acabaría afectando al consumo. La recuperación de zona euro también es clave para mejorar las exportaciones.

La inversión en infraestructuras crecerá un 7%

Entre las prioridades de los Presupuestos Generales del Estado para 2005 figura la inversión pública. Solbes anunció ayer, tras el Consejo de Ministros, que la inversión en infraestructuras aumentará por encima del PIB nominal, 'a una tasa cercana al 7%'. La dotación para investigación y desarrollo (I+D) crecerá un 25%, como se comprometió el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero en el programa electoral.

El resto de prioridades se perfilarán en las primeras semanas de septiembre, así como los apoyos políticos, de los que ya se han dado pasos importantes. Con todo, Solbes indicó ayer que hay poco margen de maniobra en el Presupuesto teniendo en cuenta el compromiso adquirido de equilibrio fiscal. 'No todo se va a poder hacer el primer año de legislatura', dijo. Además, recalcó que un tercio del Presupuesto de 2005 se lo llevan partidas ya comprometidas (pago de intereses y a clases pasivas) y otro tercio, las transferencias a comunidades y municipios. Para 2005 el Estado tiene limitados los gastos a un máximo de 124.000 millones de euros. Hacienda espera que los ingresos crezcan un 6,7%, lo que daría un déficit del Estado del 0,5% del PIB (unos 4.100 millones de euros). Este déficit se uniría al de las comunidades (0,1%) y al superávit de la Seguridad Social (0,7%), quedando un superávit global del 0,1% para el conjunto de administraciones.

La inflación es una variable a vigilar. Solbes espera que este año acabe 'por debajo del 3,3%' (donde se encuentra ahora) pero no se atreve a ser más preciso como también le pasa con el déficit del Estado para este año. En cuanto a los salarios de los funcionarios, el 'punto de partida' es un aumento del 2%, aunque admitió complementos.