Europa

El sector tecnológico cae a mínimos de 14 meses

Los resultados empresariales se esperaban como agua de mayo en el mercado. Más que nada, porque se suponía que avivarían la tendencia de las Bolsas. En general, se puede decir que no han servido de antídoto, pero se han producido respuestas puntuales, y una de ellas ha sido la de las tecnológicas.

Los resultados no están siendo negativos en sí, pero lo que preocupa a los inversores y gestores son las previsiones. Nokia puso la puntilla esta semana al asegurar que los beneficios que tenía estimados para el tercer trimestre del año no van a resultar como pensaba, si no algo más bajos.

El sector tecnológico europeo ha tenido una de las peores semanas del año, con un retroceso del 6,90%. La cotización se ha colocado en el nivel más bajo de los últimos 14 meses después de entrar en pérdidas en 2004 (-7,35%).

El grupo ha dado un revés importante. Este año llegó a acumular una ganancia del 26,37% cuando alcanzó máximos en marzo, convirtiéndolo en el más rentable del Stoxx en el periodo.

Nokia ha sido la peor (-13%) en estas cinco sesiones, pero los descensos han alcanzado a casi todo el sector. ASML, Tiscali, STMicroelectronic o Infineon recortaron un 10%, 6%, 5%, y 5%.

Los gestores diseñaron sus carteras a principios del ejercicio otorgando un fuerte peso a los valores tecnológicos dada las perspectivas de recuperación de las economías y los bajos tipos de interés (se trata de compañías con un endeudamiento alto). En este sentido, el escenario está cambiando puesto que la Reserva Federal acaba de elevar el precio del dinero hasta el 1,25%.

La caídas de las tecnológicas se ha dejado notar en las Bolsas, que cerraron en negativo la semana. El Dax cayó el 2%, el Cac, el 1,58% y el Footsie, el 1,23%.

UBS baja un 19% el precio objetivo tras los malos resultados

Los malos resultados trimestrales de Nokia, que ha tenido que reconocer que los beneficios por acción de este tercer trimestre estarán por debajo de lo esperado, han provocado una catarata de recomendaciones negativas desde la principales firmas de análisis. Así, UBS conserva la valoración de neutral 2, pero ha reducido el precio objetivo un 19% hasta los 10,5 euros. Otras firmas como Deustsche Bank o Goldman Sachs también ha rebajado sus perspectivas sobre el valor.