Distribución

Bruselas someterá a consulta en el sector el acuerdo con Coca-Cola

La autoridad de Competencia de la Unión Europea someterán a consulta en el sector el principio de acuerdo alcanzado con Coca-Cola sobre las relaciones de la empresa de bebidas y los distribuidores, adelantado ayer por Cinco Días. El servicio dirigido por Mario Monti se reunirá próximamente con las organizaciones implicadas, incluida Pepsi, que presentó la denuncia original en 1999, y con los distribuidores.

El servicio de competencia ha recibido favorablemente la propuesta de Coca Cola, que se ha comprometido a renunciar a las cláusulas de exclusividad con los distribuidores y no podrá incluir en sus contratos descuentos ligados a objetivos de ventas, dos de las acusaciones principales de los competidores. El principio de acuerdo sería de aplicación en los países donde la empresa tiene una cuota de mercado superior al 40%, lo que incluiría España. En este país, el Servicio de Defensa de la Competencia paralizó un proceso paralelo contra la multinacional en espera de la decisión europea.

Si la consulta de la Comisión da un resultado positivo, el acuerdo podría hacerse público en cuestión de semanas. Coca-Cola también renunciará a otras condiciones incluidas en sus contratos, como la obligación de distribuir otros productos menos populares de la multinacional. La ocupación por parte de otras bebidas de los estantes en los supermercados es otro punto

En 1999 y 2000, el Ejecutivo comunitario llegó a inspeccionar por sorpresa oficinas del grupo en varios países, en busca de pruebas sobre las supuestas prácticas anticompetitivas. Sin embargo, la Comisión nunca ha enviado pliego de cargos formal, ya que ha intentado buscar una salida negociada. Un expediente en contra hubiese acarreado una sanción, similar a la que impuso a Microsoft por prácticas contrarias al libre mercado.