Planes de pensiones

Los planes de renta fija encajan el golpe de la Fed con moderación

El incremento de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos ha tenido todavía escaso impacto en los valores de los planes de pensiones. Pero nada permite suponer que en los próximos meses no se van a producir nuevos incrementos de los tipos de interés a largo plazo anticipando las esperadas subidas de tipos de interés en EE UU y eventualmente también en Europa, lo que irá creando dificultades a los gestores de los planes de renta fija en su intento de minimizar las pérdidas.

No parece que los planes de renta fija sean ahora mismo el espacio más seguro para defender la integridad de los patrimonios invertidos en los planes de pensiones. Incluso se ha producido a corto plazo, tras la reunión del miércoles de la Fed, un cierto aligeramiento de los tipos de interés posiblemente como consecuencia de la descarga de expectativas excesivamente negativas. Dado que algunos temían una subida de tipos de interés de medio punto, al ser el alza de un cuarto de punto, como sospechaba la mayoría del mercado, un cierto alivio ha surgido como reacción de los inversores, con el consiguiente descenso de las rentabilidades a largo plazo.

Es, casi con seguridad, un desahogo pasajero, ya que lo normal es un tensionamiento gradual de los tipos largos y, por tanto, una fase de escasas rentabilidades para los partícipes que tengan su dinero en los planes de renta fija. Sobre todo los de renta fija de medio y largo plazo, que son los más afectados por las oscilaciones de precios en los mercados.

Los rendimientos medios en estos planes se sitúan en la actualidad, tomando en consideración el conjunto del primer semestre del año, en el 0,35%, aunque en términos anuales la rentabilidad media es bastante inferior, ya que roza el cero absoluto. Hay un número creciente de estos fondos en pérdidas, cosa normal en las etapas en las que los tipos de interés se orientan al alza, aunque la cuantía de las pérdidas es por lo general bastante moderada y rara vez superior al 1%.