Deuda

Endeudarse ya cuesta más

Si la cara amable de la subida de tipos se refleja en las mayores oportunidades de lograr atractivas revalorizaciones con el ahorro, la cruz está en el endeudamiento de las familias. Los préstamos hipotecarios a tipo variable han sido los primeros en reaccionar a las perspectivas de subidas de tipos, cuando éstas todavía se han materializado.

El euribor, el principal índice de las hipotecas a tipo variable y uno de los indicadores adelantados de los tipos de interés oficiales se ha situado en el 2,40% en junio, con el consiguiente encarecimiento de la cuota (la mayor desde febrero de 2001) para los que revisen ahora.

Se trata de la tercera subida consecutiva del índice y la segunda que supone un encarecimiento de las cuotas de los préstamos respecto a hace un año. El resto de índices, salvo el mibor que sigue una evolución paralela a la del euribor, aún no han experimentado ascensos al ser menos sensibles a la tendencia del precio del dinero. Sin embargo, podrían seguir los pasos del mibor y el euribor en poco tiempo.

No sólo las revisiones con los índices de los préstamos a tipo variable empiezan a suponer un mayor desembolso para los particulares. Las condiciones de las nuevas contrataciones se han endurecido en los últimos meses y tanto los tipos de salida de los préstamos a tipo variable como las de tipo fijo ya son más altos en muchas entidades de lo que lo eran hace sólo unas semanas. Algo que se puede aplicar a los préstamos personales, sobre todo los que utilizan las referencias del mercado hipotecario.

El tipo fijo ya es más caro

Los préstamos a tipo fijo han sido los primeros en sufrir las subidas. Tras la última bajada de los tipos oficiales, las condiciones de estas hipotecas se flexibilizaron hasta aplicar tasas cercanas al 4% y establecer los plazos máximos de amortización hasta en 30 años. Con las previsiones de alzas, parece que contratar estos préstamos va a ser más complicado.

El Sabadell y La Caixa, ante las perspectivas de un pronto encarecimiento del precio del dinero, han sido las primeras en repercutir las subidas a sus préstamos con cuota prefijada. Banco Sabadell subió el interés de sus hipotecas, hasta situar la de 12 años en el 4,9% desde el 4,75% anterior y el de 30 años en el 5,9% desde el 5,75% anterior. La Caixa también ha implementado subidas. Ha situado en el 5,1% el préstamo a 10 años desde el 4,8% anterior. Los tipos variables también han empezado a registrar cambios. Barclays y Banco Sabadell, por ejemplo, han elevado los tipos de salida que aplican a sus préstamos. La primera ha encarecido el tipo de interés inicial que aplica el primer año del 2,61% al 2,75%. En el caso del Sabadell, la subida ha afectado al préstamo que utiliza como referencia el índice de los bancos. El tipo inicial, que se aplica el primer año, ha pasado del 4% al 4,25%.

Todo indica que la etapa de tipos en mínimos ha llegado a su fin y que endeudarse costará un mayor esfuerzo. A medida que se materialicen las subidas de tipos de interés oficiales en la zona euro, las entidades financieras repercutirán con mayor rapidez el ascenso de los tipos en sus préstamos. Todo pese a que el primer encarecimiento del precio del dinero en la zona euro no se espera hasta finales de 2004 o principios de 2005, según reflejan los futuros sobre el euribor, en el entorno del 2% hasta esa fecha.

Con todo, son muchos los expertos que sostienen que subidas de hasta dos puntos no serían preocupantes. A partir de ese nivel, sin embargo, las economías familiares pueden resentirse de forma importante.

El precio de la vivienda sube menos

Uno de los mayores temores tanto para las familias como para las instituciones es el efecto que una subida de tipos podría tener en las economías familiares. Con los precios de la vivienda disparados, muchos han sido los que han podido adquirir una casa gracias a que el precio del dinero estaba en mínimos y el esfuerzo para pagar una hipoteca se compensaba de alguna forma. Ahora que las tornas cambian, la preocupación aumenta.

Sin embargo, y cuando todo indica que los tipos de interés serán más altos en unos meses, lo más tardar tres trimestres, parece que el precio de la vivienda empieza a mostrar cierta desaceleración. æpermil;sta es la conclusión que se desprende de un sondeo realizado por Cinco Días entre las principales tasadoras y promotoras del país. Según estas empresas, el precio de la vivienda nueva ha subido en el segundo trimestre menos del 15% frente al 17,2% registrado en el primer trimestre del año.

Algunas otras empresas también han empezado a pronunciarse en el mismo sentido. Sociedad de Tasación ha confirmado los pronósticos de descenso suave en el mercado inmobiliario. Según sus datos, el precio medio de la vivienda nueva creció durante los últimos 12 meses un 13,8% frente al 18,8% de un año antes. Además, calcula que el incremento de los precios en lo que va de año ha sido del 6,2%, frente al 8,1% que acumulaba hasta las mismas fechas de 2003.

Según la tasadora, los precios seguirán subiendo, 'pero a un ritmo inferior al actual ya que el nivel alcanzado por los mismos ha incrementado el esfuerzo que deben soportar las economías familiares para adquirir una vivienda'. Al final, parece que la esperada ralentización se produce.