Inversión

El fundador de Gamesa se refuerza en Iberdrola

Desinversión en Gamesa, inversión en Iberdrola. Juan Luis Arregui, fundador de Gamesa, vendió ayer un 1,86% de la compañía por 54 millones de euros. Estos ingresos, de los cuales más de un 90% son plusvalías, servirán para aumentar su posición en Iberdrola y le permitirán controlar un 1,1% de su capital para consolidarse como el primer accionista privado de la compañía eléctrica.

Juan Luis Arregui, a través de su patrimonial Retos Operativos XXI, aprovechó ayer el buen momento bursátil de Gamesa, la sociedad que más se ha revalorizado entre las compañías que cotizan en el Ibex, para conseguir unas plusvalías superiores al 90% por su 1,86% de la compañía vasca y preparar el camino para aumentar su presencia en el capital de Iberdrola, según aseguran fuentes cercanas a la compañía eléctrica.

Arregui, consejero de Iberdrola y miembro de su comisión ejecutiva, tiene la intención de destinar los 54 millones conseguidos por la venta de parte de su participación en Gamesa para hacerse con cerca del 0,40% del accionariado de la firma dirigida por Ignacio Sánchez Galán. En la actualidad controla un 0,7% y es el primer accionista individual.

La venta y posterior inversión se enmarca en un proceso de reorganización del patrimonio familiar de Juan Luis Arregui, aseguran medios del sector. Esta operación tiene, además, una ventaja fiscal por la reinversión de las importantes plusvalías conseguidas por la venta de los títulos de Gamesa, una sociedad, que junto con Joseba Grajales, su socio hasta hace un año, constituyó a principios de los años setenta.

GAMESA 16,98 -4,42%

Arregui, que mantiene todavía un 0,81% de Gamesa, cuenta con el beneplácito del resto de los accionistas, sobre todo Corporación IBV, sociedad participada al 50% por el BBVA e Iberdrola, para continuar como consejero en el grupo vasco con intereses en el sector eólico y aeronáutico. La venta de parte de su participación, gestionada por el Citigroup y colocada entre inversores institucionales a un precio de 11,9 euros por título, habría sido consensuada con el resto de los partícipes en el capital de Gamesa, entre los que se encuentran Nefinsa, la patrimonial de la familia Serratosa, y la propia Corporación IBV.

Desinversión por capítulos

La creación de Gamesa y la posterior desinversión por capítulos de su participación le han permitido a Juan Luis Arregui convertirse en el primer accionista de Iberdrola. Primero vendió a Iberdrola buena parte de la compañía a la eléctrica y recibió a cambio títulos de esta sociedad. Después aprovechó el momento de la salida a Bolsa de Gamesa en el año 2000 para reducir su porcentaje en la compañía y conseguir importantes plusvalías. Ahora, con el valor al alza, vende de nuevo para aumentar su músculo en el capital de Iberdrola.

Arregui, entre tanto, ha roto sus vínculos con Joseba Grajales, para repartirse un patrimonio generado en torno a Gamesa. Así ha salido del capital de Guascor y de varias sociedades más para concentrarse en la compañía eólica Cesa, Foresta Capital, una sociedad en la que ACS participa al 50%, y en la gerencia de sus intereses en Iberdrola. Esta reorganización de sus posiciones compartidas ha terminado de fraguarse recientemente con la salida de Grajales de Cesa y la venta de su participación a Bridgepoint.

Plusvalías latentes en las dos sociedades

Juan Luis Arregui tiene una importante plusvalía latente en Gamesa, en la que todavía controla un 0,81% de su capital. Pero también en Iberdrola. Si finalmente formaliza la inversión de los 54 millones conseguidos por la venta de su 1,86% de la compañía presidida por Alfonso Basagoiti, su participación del 1,1% en la firma eléctrica -actualmente tiene un 0,7%- tendría un valor de mercado que rondaría los 147 millones de euros. Buena parte de estas compras se realizaron cuando Iberdrola cotizaba a 12 euros. Ayer cerró a cerca de 17 euros por título.