Secretos de despacho

Espacios abiertos en la agencia SCPF

Si por despacho entendemos un espacio entre cuatro paredes más o menos amplio en el que se desarrolla una labor profesional, es evidente que el de David Caballero, director creativo ejecutivo de la agencia de publicidad SCPF no es un despacho al uso. 'Es poco convencional', advierte, antes de iniciar la entrevista. Y tiene razón. Es un espacio abierto, de unos diez metros cuadrados, en una de las esquinas de la planta diáfana de 200 metros que tiene la agencia en Barcelona y que fue una de las últimas fábricas textiles que dejó de funcionar en la ciudad.

Caballero defiende la necesidad de un lugar de trabajo libre de paredes 'para que la información fluya'. Asegura que los espacios más compartimentados y jerarquizados ahuyentan la creatividad. 'Es interesante que un equipo conozca lo que hacen los otros, porque esa comunicación siempre enriquece el resultado'. Los equipos a los que se refiere están formados por un copy y un director de arte que trabajan en proyectos para diferentes anunciantes.

Ninguna distinción especial en el rincón de Caballero. El mobiliario es del mismo tipo que el resto de la planta y se limita a dos mesas amplias y varias estanterías en las paredes. El que fuera uno de los socios fundadores de la agencia en 1996 explica que utiliza su espacio como portaobjetos más que como lugar de trabajo porque su labor no le permite encerrarse entre las cuatro paredes de un despacho. 'Tengo que motivar, detectar dónde hay caminos que explorar, abrir puertas y crear un clima en el que sea ilusionante trabajar'. Caballero asegura que la recompensa está en el propio resultado.

'Es inevitable darle vueltas a los proyectos cuando vas al gimnasio o cuando paseas al perro'

Uno de los últimos resultados, el anuncio para televisión de BMW llamado Crossroads en el que se ven imágenes de carreteras superpuestas, consiguió el gran premio del último festival de publicidad de San Sebastián. La gestación de este anuncio demuestra que un director creativo no tiene horario. Caballero estaba de vacaciones cuando visitó una exposición de video-arte. Allí descubrió una pieza de Piccolo de Orbe, que fue la semilla del anuncio, 'es inevitable que te lleves el trabajo a casa, que sigas dándole vueltas a los proyectos cuando vas al gimnasio o cuando paseas al perro'. Pero también es consciente de que hay que poner un límite, 'lo normal es no conformarte con la primera versión de un trabajo pero también hay saber hasta dónde es razonable llegar'.

Nacido en Barcelona hace 40 años, Caballero empezó su carrera como diseñador gráfico y enseguida descubrió el mundo de la publicidad. Desde 1987 ha pasado por Euro RSCG Vizeversa, Vinizius Young & Rubicam, Alta Definición Washington Olivetto y Devilco Bates. Y para mantenerse en forma viaja, lee y va al cine. 'Ver todo', es casi una obligación, 'en mi trabajo es imprescindible tener una actitud receptiva, estar abierto a todo y conocerlo todo'.

SCPF tiene oficinas también en Madrid. Caballero es su director general y divide su tiempo entre las dos ciudades. 'Prefiero estar una semana entera en cada una, que pasar unos días en Barcelona y otros en Madrid, me permite centrarme más'. Asegura que moverse entre las dos tiene sus ventajas: 'Un poco de distancia te ayuda a analizar los problemas con más calma, te da objetividad'.

Y se la sospecha, su despacho de Madrid es tan poco convencional como el de Barcelona.

En busca del mestizaje creativo

La sede de SCPF en Barcelona está ubicada en un edificio que perteneció a una fábrica textil. En la planta baja se ubica la recepción, una sala de reuniones y una zona común con una cocina y varias mesas para tomar algo o descansar y un futbolín que permite hacer un alto en el camino cuando las ideas no fluyen. Para David Caballero, uno de los seis socios y director creativo ejecutivo de la agencia, es fundamental relacionar a la gente entre sí. Todo en la agencia parece orientado para fomentar la idea de 'mestizaje creativo'. En este concepto se engloba el proyecto Milmilks, que consiste en financiar trabajos ajenos a las disciplinas habituales de la agencia, con la condición de que los creadores se instalen entre cuatro y seis meses en el propio departamento creativo, con el objetivo de tener 'otro punto de vista'. Como ejemplo de esta endogamia Caballero cita el caso de Phila, un grupo de música y video-arte que llegaron para desarrollar un proyecto propio y que ahora está trabajando en uno de la agencia.

La primera planta del edifico, donde están las mesas de trabajo, tiene en el espacio central dos cubículos que Caballero utiliza cuando tiene que reunirse con alguien o para tareas que requieren más concentración. A la entrada, colgadas en un tendedero, todas las piezas que la agencia presentó a concursar en San Sebastián.