Vivienda

Las familias con hipoteca destinan el 20% de su renta a pagarla

Un estudio del Banco de España ha analizado por primera vez en detalle la distribución de la deuda de los hogares. Una de las conclusiones a las que llega es que, de los que tienen hipoteca (menos del 25% del total), la mayoría debe destinar al pago de su casa apenas el 20% de sus ingresos.

Tal y como recuerda el estudio, en los últimos años los hogares han recurrido de forma intensa al crédito bancario para financiar sus decisiones de gasto.

Esto ha provocado que la ratio de endeudamiento familiar en relación a su renta bruta disponible se situara a finales de 2003 en el entorno del 90%, el doble de la registrada a mediados de los noventa.

La novedad que introduce este estudio estriba en que analiza la distribución de la carga financiera (relación entre las cuotas a pagar de los préstamos sobre los ingresos netos) asociada a los préstamos para adquisición de primera vivienda, que es la única modalidad de deuda sobre la que se dispone de información en el Panel de Hogares de la Unión Europea (Phogue).

Aunque el Phogue sólo incluye información relativa al periodo 1994-2000, incorpora variables como la edad del cabeza de familia, el nivel de ingresos, el patrimonio inicial del hogar y la dificultad con que llega a fin de mes.

De hecho, y ante los mensajes alarmistas que advierten del elevado grado de endeudamiento de las familias, el estudio trata de averiguar si los préstamos se concentran en un reducido grupo de unidades familiares o se reparten de forma más homogénea.

En línea con lo publicado por el Censo de Vivienda de 2001 del INE, menos del 25% de los hogares tiene deudas pendientes por la adquisición de la primera vivienda, lo que evidencia que la carga financiera recae sobre menos de un cuarto de la población. Otro rasgo importante es la dispersión. Así, un 10% de los hogares endeudados destina menos del 10% de su renta al pago de las cuotas hipotecarias, mientras que otro 10% debe destinar más del 40% de sus ingresos.

De esto se concluye que la familia endeudada representativa destina alrededor del 20% de su renta a la hipoteca y sólo el 3% debe dedicar a ésta el 80% de sus recursos. El informe destaca como circunstancia favorable la edad, ya que cuanto menor sea ésta, mayor es la expectativa de futuras rentas.