Aerolíneas

Las empresas compran los vuelos baratos a aerolíneas de bandera

El grupo turístico Carlson Wagonlit Travel ha publicado un estudio sobre Tendencias Aéreas Europeas en 2004. En él subraya que las tarifas económicas de los vuelos suponen ya en estos momentos un 12% de los billetes comprados por las empresas en Europa. Esto significa un volumen de negocio estimado de 500 millones al año.

Las tarifas con descuento y las ofertas especiales de las aerolíneas normales pueden ser desde un 15% hasta un 80% más baratas que las tarifas normales. En Europa se dan unos importantes contrastes entre unos y otros países en este terreno. Así en Francia ese porcentaje es del 0,6%, mientras que en Reino Unido se eleva hasta el 19,1%.

Por el contrario, la encuesta confirma las dificultades que están teniendo las compañías de vuelos baratos para penetrar en el segmento del viaje de negocios. En esta área sólo un 2% de las compras se realiza por las empresas, a pesar de sus precios más bajos

Pascal Jungfer, vicepresidente de Carlson, explica que 'la fidelidad de las empresas hacia las aerolíneas de bandera es un factor que influye en las compras'. Otra de las variables que anima a utilizar estas tarifas es la frecuencia de vuelos, que es mucho mayor que en las aerolíneas de bajo coste. 'Muchas compañías de precios reducidos se encuentran en los aeropuertos que están muy lejos de las principales ciudades europeas', señala.

Jungfer dice que un viajero de negocios paga un 55% menos si compra un billete a una compañía de vuelos baratos que si viaja con una tarifa estándar en una aerolínea tradicional. Sin embargo, esta diferencia de precios no se traduce en una mayor demanda, apunta Jungfer. La competencia de precios es especialmente fuerte en ciudades como Londres, Edimburgo, Amsterdam, Ginebra, Barcelona o Düsseldorf, entre otras.