Banca

Un tercio de las entidades de banca privada prepara compras para crecer

Un tercio de las entidades que operan en banca privada planea compras en los próximos tres años para ganar cuota, según revela un informe realizado por la consultora KPMG. Asia-Pacífico es la zona con mayor atractivo para estas operaciones.

La banca privada de todo el mundo mira hacia el área Asia-Pacífico como el mercado más importante en términos de crecimiento potencial, dada la progresión del número de grandes patrimonios y de la creación de riqueza que registra. Así lo destaca el informe difundido ayer por KPMG.

Al valorar esta región, las entidades apuntan además las mayores dificultades para formular operaciones en Europa y Norteamérica por los requerimientos regulatorios y 'el cambiante entorno fiscal y legal europeo', según el socio responsable del sector financiero de KPMG en España, Julio Alvaro.

Solamente en China, se esperan inversiones superiores al billón de dólares (unos 830.000 millones de euros al cambio actual) y que el ratio de los ahorros crezca desde el 42,1% de 2001 a un 50% en 2005, según un estudio reciente de KMPG y Economist Intelligence Unit.

Por otra parte, el área Asia-Pacífico aglutinó ya en 2003 el 41% del volumen total de fusiones y adquisiciones realizadas en el mundo, casi el doble que en 2000, cuando concentró el 23%. Y la tendencia 'probablemente continuará', según el estudio elaborado por KPMG sobre 186 entrevistas a entidades de banca privada y de gestión de patrimonio de todo el mundo.

Sin embargo, la elevada fragmentación de los mercados domésticos de banca privada, con pocas entidades de gran tamaño y un gran número de pequeñas, hace que la tendencia 'dominante' en las transacciones apunte 'a las operaciones domésticas', señala Julio Alvaro.

'Como consecuencia del menor tamaño en la mayoría de las entidades en este sector, vemos un abrumador número de transacciones domésticas. La mayoría de las entidades europeas y de la región asiática que tienen la intención de llevar a cabo una adquisición en los próximos tres años la realizarán en sus propios países', agrega.

Pérdida de clientes

En este sentido, el estudio revela que la proporción de adquisiciones domésticas se ha incrementado en los últimos tres años, al pasar de un crecimiento del 63% en 2000 al 85% en 2003.

No obstante, el grado de concentración difiriere en función de los mercados, siendo los bancos con más probabilidades de protagonizar adquisiciones las grandes entidades norteamericanas y suizas.

Las entidades menos proclives a realizar las futuras compras son las de menor tamaño.

Según el informe, las entidades de banca privada (que gestionan grandes patrimonios) valoran más el crecimiento orgánico que las compras. Aunque recurren a esta última vía para ganar cuota de mercado y crecer en expansión geográfica. En un segundo plano, figuran abrir nuevos segmentos de clientes gracias a la entidad adquirida y dar valor añadido al accionista.

El estudio pone también de manifiesto la importancia que cobra la integración cultural en las operaciones de concentración, a pesar de que es minusvalorada por la mayoría de las entidades en un inicio y revela que el 10% de la base de clientes adquirida 'se suele perder en los doce meses siguientes a la operación', refiere Alvaro.

Según el informe, 'más de la quinta parte de las entidades encuestadas' afirma haber perdido entre el 20 y 30% de su cartera de clientes en el año siguiente a la operación, sin que se haya revelado en el estudio una relación directa entre el tamaño de la entidad bancaria y su éxito para retener clientes.

Por peso en la gestión total de activos de banca privada, sigue ganando Estados Unidos, que administra el 36% del total, mientras en Asia se concentra el 31%; en Europa, el 30% y en Latinoamérica, tan sólo el 3%.

Alemania El mercado menos atractivo para las adquisiciones

El 71% de las entidades de banca privada aseguran no tener planes de adquisiciones en los próximos años. La coyuntura económica en el país contribuye a restar atractivo a este mercado.

Europa, en general, ha perdido atractivo como mercado para fusiones y adquisiciones. Si en el año 2001 centró el 48% de operaciones, el año pasado bajó al 32%.

También Estados Unidos ha reducido ligeramente el número de compras y fusiones entre entidades financieras. Si en 2000 concentraba el 29% del total, el pasado ejercicio bajó al 24%.