Auditoría

Peligra el millonario contrato de Accenture con EE UU

Un comité de la cámara baja del Congreso de EE UU aprobó ayer una enmienda al presupuesto que prohibirá que el departamento de Seguridad Nacional pueda contratar a empresas extranjeras o que no tengan su sede social en el país. La enmienda pone en graves aprietos al supercontrato que este departamento recientemente ha anunciado con Accenture, con sede en el paraíso fiscal de Bermuda, para la vigilancia virtual de fronteras.

En Accenture, que emplea el 28% de su plantilla total en EE UU, se confía en que esta enmienda no pase la votación en pleno de la cámara y no se cancele este contrato que es el mayor hasta ahora firmado por el departamento de Seguridad Nacional. El contrato está valorado inicialmente en 10.000 millones de dólares por 10 años.

La enmienda debe además ser aprobada por el Senado y el presidente.

Las esperanzas de Accenture, que competía por este contrato con Lockheed Martin y Computer Sciences, van, sin embargo, a contracorriente en un contexto electoral como el actual en Estados Unidos en el que se intenta premiar a empresas nacionales y que contribuyan al fisco en el país. La medida fue propuesta por una representante demócrata y votada por miembros de ambos partidos. Esta enmienda prohíbe además que se amplíen los contratos a empresas extranjeras que ya tengan compromisos con el departamento de Seguridad.