EDITORIAL

La pugna por el suelo para VPO

El presidente de la Federación de Municipios, Francisco Vázquez, puso ayer las cartas sobre la mesa y aclaró su oferta de 'cesión de suelo' de los ayuntamientos para la construcción de viviendas de protección oficial (VPO). Vázquez propone que el porcentaje de suelo que las promotoras inmobiliarias deben ceder a los ayuntamientos de forma gratuita se eleve del 10% al 15%, recuperando así el umbral que había antes de la reforma hecha por el Gobierno del Partido Popular. A cambio, los ayuntamientos se comprometerían a ceder ese 5% adicional 'o incluso todo si así lo deciden' para la construcción de VPO o vivienda a precio tasado. Las promotoras calificaron la idea como 'disparate' y advirtieron que ello repercutiría de inmediato en el precio de las viviendas.

La propuesta de Vázquez supone, en la práctica, que los ayuntamientos 'cedan' suelo a costa del bolsillo de las promotoras privadas, reteniendo para sí el 10% del terreno de cada promoción que ya reciben con carácter de libre disposición. Algunos destinan este suelo a construir infraestructuras de uso colectivo (colegios, parques, polideportivos, etcétera) y otros simplemente lo subastan para hacer caja.

Para que el plan tenga sentido, los municipios deberían comprometerse a ceder un porcentaje superior, de manera que el coste se reparta y la amenaza de presión al alza de los precios disminuya. Dejar en manos de cada ayuntamiento la decisión de ceder más suelo no es una opción viable. También las comunidades autónomas tienen manos libres para reducir el porcentaje de suelo que las promotoras deben ceder a los municipios y jamás se han atrevido a hacerlo. Es decir, que la experiencia demuestra que lo que no se fija por ley, no se cede de forma altruista. Y la solución al problema de la vivienda bien merece cesiones más generosas por parte de todas las partes implicadas.