Autonomías

Sevilla no ve claras algunas competencias que pide Cataluña

El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla no ve 'claras' algunas de las 97 competencias que la Generalitat catalana le ha reclamado (entre ellas la gestión de los permisos de trabajo de los inmigrantes y la fijación del contingente anual de trabajadores extranjeros). Aunque Sevilla no quiso ayer avanzar cuáles de estas son más problemáticas, sí indicó que es necesario un equilibrio entre la política estatal en materia de inmigración y la gestión de otras administraciones.

El ministro se mostró partidario de contar con más centros administrativos para evitar problemas como el reciente desalojo, por parte de las fuerzas del orden, de decenas de inmigrantes en Barcelona que protestaban en varias iglesias por el atasco en la concesión de permisos de trabajo. En este sentido, el presidente del PP catalán, Josep Piqué, dió a entender ayer que no se opone a que el gobierno catalán pueda tener competencias sobre la gestión de los permisos de trabajo de los inmigrantes, tal y como reclama el Ejecutivo catalán.

La intención de Sevilla es que la comisión mixta de transferencias entre la administración central y Cataluña se reúna antes de verano, para analizar estos asuntos. 'Algunas transferencias son razonables, han sido habladas y se podrán efectuar en un plazo breve; otras requerirán de más tiempo', dijo ayer, tras la firma del acuerdo que pone fin a la deuda histórica del Estado con Andalucía.

El objetivo del Gobierno es cerrar los traspasos competenciales pendientes con todas las comunidades autónomas antes de que acabe el año 2005.

Escenario de "diálogo"

Sevilla insistió ayer en que el Gobierno desea inaugurar una 'nueva etapa' en la que el diálogo institucional sea una eje más de la política económica. 'No se premiará ni se castigará a nadie (gobiernos autónomos) en función del color de su partido', destacó.