Coyuntura

El incremento del empleo en EE UU reafirma la mejora de la actividad

La economía de EE UU creó 248.000 nuevos empleos en mayo, unos 32.000 más de lo esperado por los analistas, según las cifras publicadas ayer por el Departamento de Trabajo. La tasa de paro se mantuvo en el 5,6% de meses anteriores debido a una significativa incorporación de activos al mercado laboral.

La recuperación sin creación de empleo es historia'. æpermil;sta era una de las frases más repetidas ayer por los analistas estadounidenses que observaban con gran satisfacción como una vez más se equivocaban en sus proyección de creación de nuevos puestos de trabajo.

Adicionalmente, Trabajo revisó al alza las cifras correspondientes a meses anteriores. Los nuevos cálculos apuntan que en abril se crearon 346.000 nuevos empleos y en marzo 353.000 (frente a los 288.000 y 337.000 inicialmente calculados respectivamente).

En los tres últimos meses se han creado más de 947.000 puestos de trabajo, lo que convierte a este periodo en el de mayor creación de empleo de los últimos cuatro años.

Los datos al detalle correspondientes a mayo revelan que el sector industrial consolida las ganancias de empleo de los últimos cuatro meses al añadir 32.000 nuevos trabajos. Es la mayor cifra tras meses de duras pérdidas. El único gran segmento del mercado que perdió empleo fue el del Gobierno, que destruyó 27.000 puestos. También se recortaron 5.000 trabajos en la industria de las telecomunicaciones.

En clave monetaria, las noticias del departamento de Trabajo han reforzado las expectativas de que en junio, tras la reunión del 29 y 30, la Reserva Federal empiece a poner en marcha su política de subidas 'moderadas' de tipos de interés.

La Fed tomará nota sin embargo, según hacen ver los analistas, de que EE UU aún debe rebajar su tasa de desempleo y que mientras esto no ocurra ni los salarios ni la inflación van a suponer una amenaza.

Sobrecalentamiento

El economista David Wyss, de Standard & Poor's en Nueva York dijo que las constantes ganancias en contrataciones significa que se aumentaban las posibilidades de que las tasas de interés subieran en Estados Unidos para evitar que la economía se expanda demasiado y se ponga en peligro de sobrecalentarse y provocar inflación.

'Estos son generalmente muy buenas cifras y otra señal de que la Fed va a subir antes las tasas de interés', dijo Wyss. 'Creo que vamos a continuar viendo aumentos de más 200.000 de puestos de trabajo para el resto de este año'.

Pero hay otra clave y es electoral. Desde el departamento de Trabajo se hace notar que desde agosto de 2003 se han añadido 1,4 millones de nuevos empleos, algo que empieza a equilibrar la cuentas con los 2,7 millones de pérdidas registradas desde marzo de 2001.

Ayer miembros del Gobierno manifestaban su optimismo por estas cifras, cuyo origen atribuyen a la política de recortes de impuestos impulsada por George Bush.

El secretario del Tesoro, John Snow, dijo que el crecimiento mostraba sin dudas 'la amplia fortaleza de la economía'.

Estas cifras que se leen inevitablemente en clave electoral desde hace ya meses no levantaron el mismo entusiasmo en el partido demócrata.

El futuro candidato a la presidencia, John Kerry, dijo ayer que America está todavía 'en la peor recuperación económica desde el punto de vista laboral desde la Gran Depresión'.

Por último, el promedio semanal de horas trabajadas para todos los empleados se mantuvo en 33,8 horas en mayo por quinto mes consecutivo. La remuneración horaria promedio de los trabajadores aumentó un 0,3%, cinco centavos de dólar, lo mismo que el mes anterior.

Miles de italianos, contra la política de Bush

Pese al fuerte despliegue de seguridad, miles de personas (200.000, según los convocantes, y 7.000, según la Policía) se manifestaron por las calles de la capital italiana, mientras Bush celebraba varios encuentros con diversas autoridades. Algunos grupos radicales han provocado incidentes puntuales durante la manifestación, en la que se vieron muchas máscaras y capuchas alegóricas, contra la guerra de Irak y la visita a Italia del presidente estadounidense, que se inició ayer en Roma.