Energía

Los planes de Gas Natural desconciertan al mercado

El rumor de una fusión entre Gas Natural y Endesa, y la opción que incluía también a Fenosa, comenzó a circular en los mentideros energéticos hace dos semanas. Ya en junio de 2003, Cinco Días informaba, citando a la dirección de La Caixa, que esta entidad había encargado un estudio para analizar una posible fusión entre sus dos participadas Gas Natural y Aguas de Barcelona. Eran momentos de desencuentro con Repsol, grupo con el que comparte más del 60% de Gas Natural a través de un correoso pacto de accionistas, y en el que controla el 14,12% de los derechos políticos. La opa que Gas Natural había lanzado sobre Iberdrola con el apoyo unilateral de La Caixa abrió fisuras en las relaciones con Repsol que no se han cerrado.

Sin embargo, el acuerdo, días después, entre la caja catalana y la petrolera para mantener el equilibrio en el consejo de Gas Natural hizo que La Caixa descartara la citada fusión con Agbar y otras intenciones menos explícitas sobre Endesa. La información publicada por El País, en la que se asegura que Gas Natural tiene avanzado un proyecto para la configuración de un gran grupo energético que incluye a Endesa y Agbar, ha provocado un enorme revuelo entre las empresas afectadas y el Gobierno. Aunque hay quien asegura que la fusión con Endesa es un asunto que Gas Natural tiene en la mesa desde el mismo día en que se frustró la operación con Iberdrola, se desconoce a ciencia cierta cuál es su grado de madurez.

Con todo, pese a que fuentes solventes siguen sosteniendo que Endesa (en la que La Caixa también tiene un 5%), que controla el mercado eléctrico catalán, es claramente el oscuro objeto de deseo de Gas Natural, los plazos que maneja el grupo deben ser lo suficientemente holgados como para poder desmentir, hoy por hoy, que estudie 'ninguna operación corporativa concreta ni tenga sobre la mesa proyecto alguno de alianza con otras compañías energéticas o de servicios', según comunicó ayer a la CNMV. La Caixa y Endesa hicieron lo propio y en ambos casos, no negaron que haya una relación fluida y esbozos informales, que no se han plasmado aún en acuerdos, compromisos o análisis.

Parece más factible que la operación se sustancie a medio plazo con una opa sobre la eléctrica

NATURGY 20,71 -0,91%

En Endesa conocían el rumor sobre la operación que supuestamente planea Gas Natural. Pero sus máximos responsables dicen no haberle dado crédito y, de hecho, hay quien asegura que el presidente, Manuel Pizarro, fue uno de los más sorprendidos por la información que daba por avanzada una alianza entre Gas Natural, Endesa y Aguas de Barcelona. De ser así, una pieza no encaja en el puzle: ¿por qué la eléctrica vende hace escasas fechas su participación en Agbar si se preparaba tan vasta alianza?

Los interrogantes no cesan. Tras la victoria del PSOE en las últimas elecciones generales se ha extendido la creencia de que el nuevo Ejecutivo va a facilitar las concentraciones energéticas y, por tanto, que Brufau, del que se asegura no soporta perder, podrá resarcirse de su fracasada opa sobre Iberdrola. Sin embargo, al margen de leyendas, lo cierto es que los responsables económicos del nuevo Gobierno todavía no han decidido el modelo energético que prefieren: el de 'un gran campeón', como se define en el sector el de una macroempresa, o el de varios operadores que garanticen la competencia. El Ejecutivo no descarta ninguno, pues entiende que las empresas están en su derecho a buscar la rentabilidad y la protección frente a terceros a través de fusiones. La competencia la garantizaría, en este caso, un regulador fuerte. Y en lo que se refiere a la estrategia de Gas Natural, no hay que olvidar, y así lo recuerda a veces su presidente, que tras la obligada desinversión en su filial Enagás, el grupo tiene unos mil millones de euros en la caja, que quema a sus responsables, pues, como dice el propio Brufau, 'la caja es el activo más improductivo'.

Esta necesidad perentoria de invertir, que se agudizará cuando el próximo año tenga que vender el 35% que aún le queda en Enagás, hace comprensible las muchas alternativas que el grupo busca para crecer. La de Endesa es una, y sólida. Sin embargo, y a la vista de la presión mediática que se ejerce sobre Gas Natural y su accionista La Caixa, a la que hay quien califica como 'el brazo armado del PSOE', parece más factible que la operación se sustancie a través de una opa. Una opción que, según algunas fuentes, también está en la mesa de su presidente, Ricardo Fornesa.

Estas mismas fuentes aseguran que los plazos para la operación están por determinar porque las barreras sobre competencia son, hoy por hoy, infranqueables. En La Caixa esperan que el Gobierno amplíe las competencias de la CNE y el TDC y reduzca (o elimine, tal como solicitan algunos altos cargos económicos) las del Servicio de la Competencia, léase Economía. Además, La Caixa necesitará el beneplácito de Repsol, accionista que abriga el temor de ser fagocitado por la entidad catalana.

En bolsa

Endesa sube un 1,75%

La eléctrica presentada como objeto del deseo de Gas Natural avanzó ayer un 1,75%, el mayor ascenso en un día desde el pasado 2 de abril. Cambiaron de manos 10,3 millones de acciones, cuando lo habitual en un día es que se negocien seis o siete millones. Pero Unión Fenosa subió aún más, un 2,10%%, así que el veredicto del mercado no está claro.

Fuerte volumen en la gasística

La cotización de Gas Natural cerró ayer a su mínimo de los últimos dos meses tras retroceder en la sesión un 1,51%. La contratación se disparó hasta 3,23 millones de títulos, casi cinco veces la media de las 20 sesiones anteriores. Cuando Gas Natural presentó su opa sobre Iberdrola en marzo de 2003, la acción se desplomó un 13,11%.

Gran enfado de Solbes y Montilla

Al vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, y al titular de Industria, José Montilla, se les heló la sonrisa cuando fueron informados de que, según El País, Gas Natural iba a crear un gran grupo energético con Endesa Y Aguas de Barcelona. Ambos negaron ayer haber sido informados sobre esta operación. Fuentes de estos ministerios aseguran que el enfado de ambos 'fue monumental' y que se pusieron enseguida al habla con las empresas implicadas para pedir una explicación.

Ante la posibilidad de que la operación cuaje, el secretario de la Energía, Antonio Fernández Segura, que también se mostró 'sorprendido' en una entrevista en Radio Intereconomía, dijo que puede ser un proyecto 'interesante' para las empresas porque aumentaría su rentabilidad. También la Generalitat vio con buenos ojos la posible concentración de las tres empresas.

Por su parte, el portavoz del PP, Vicente Martínez-Pujalte, sorprendió al pedir al Gobierno que se quede al margen de cualquier operación.