EE UU

Insustituible y necesario Greenspan

Rompe moldes. Con 78 años recién cumplidos (el 6 de marzo), Alan Greenspan tiene ante sí algo que incluso muchos con menos edad no tienen tan seguro: dos años más de trabajo. El 18 de mayo el presidente George Bush le ofreció un quinto mandato al frente de la Reserva Federal y él aceptó dar continuidad a 17 años en el puesto.

Rompe moldes. Con 78 años recién cumplidos (el 6 de marzo), Alan Greenspan tiene ante sí algo que incluso muchos con menos edad no tienen tan seguro: dos años más de trabajo. El 18 de mayo el presidente George Bush le ofreció un quinto mandato al frente de la Reserva Federal y él aceptó dar continuidad a 17 años en el puesto. No es que a su edad mucha gente esté retirada, sino que muchos estaban más que prejubilados cuando él, con 61 años, tomó posesión por primera vez del cargo que ahora renueva. El secreto, según el analista senior de la consultora especializada en gobierno corporativo The Corporate Library, Paul Hodgson, es que 'con la edad se gana en sabiduría, y esto es especialmente importante para la economía porque ésta reacciona como un quinceañero, con excesos y pánicos fáciles. Por eso es importante alguien con experiencia que aporte moderación'.

Existe un patrón de pensamiento de acuerdo con el cual 'senectud es sinónimo de experiencia y de prudencia', explica el decano del Instituto de Empresa, Santiago Íñiguez.

Esa persona 'de quien no se sabe lo que piensa', según el título de una de sus biografías, en opinión de Santiago Íñiguez, ha superado en edad a muchos. 'El hecho de que un puesto como el suyo, u otros análogos, estén ocupados por personas de edad madura no es algo inusual', señala Íñiguez, que cita como ejemplos al ex presidente del Banco Central Europeo Wim Duisenberg, retirado con 69 años. Sin llegar al extremo de Greenspan, su predecesor en el cargo, Paul Volcker, se jubiló a los 61 años.

'Es importante un plan de sucesión que no impida a otros subir posiciones'

La actitud con respecto al desempeño de altos cargos a cierta edad, opina el analista de The Corporate Library Paul Hodgson, es distinta en Estados Unidos que en Europa. Coincide en esto con el consultor de Challenger, Gray & Christmas John Challenger, quien asegura que 'el país cada vez entiende mejor que se retrase la edad del retiro'. Asegura que ya se empezó a valorar esta madurez con Ronald Reagan, quien al término de su segundo mandato, en 1988, cumplía los 77 años. 'Ahora la gente tiene mejor salud y puede ser una jubilación anticipada la que merme esa salud', afirma Challenger.

Pese a las críticas a su gestión por parte de políticos y académicos, su edad y los problemas de salud, Estados Unidos no ha asumido realmente que Greenspan sea reemplazable. Además el presidente de la Reserva, que se define a sí mismo como un profesional 'renacentista', hambriento de conocimientos en finanzas, filosofía, historia, música, física y astronomía, ha ganado una influencia que va mucho más allá de lo que cubre su descripción laboral. Ha hecho imprescindible su opinión y juicio salomónico para una amplia variedad de temas, entre ellos, la política fiscal del Gobierno de turno.

Hay cierta inercia en el proceso y él mismo la sufrió cuando en 1987 llegó al puesto. Entonces era el candidato favorito para ocuparlo pero nadie pensaba que fuera posible estar a la altura de Volcker. Su renovación, continúa Hodgson, no dice mucho del resto de los candidatos a sucederle. 'De mucha gente se dice que ha hecho bien su trabajo, pero aún así han tenido que dejar su puesto'.

Sucesión problemática

Apunta este analista que este tipo de sucesiones siempre crea problemas y mucho más si antes no ha sido preparada. 'Es importante un plan de sucesión que no impida a los que estén detrás subir posiciones', afirma Hodgson. No es que no haya candidatos al puesto. Pero lo van a tener difícil. Tal y como le ocurrió al propio Greenspan será difícil sustituir a quien se le ha llamado 'maestro'. Por un lado, se encuentran Robert Rubin, ex secretario del Tesoro, y Ben Barnake, miembro de la Reserva. Son dos candidatos con la reputación necesaria para sustituirle. En la corriente más republicana, Martin Feldstein, presidente del Consejo de Consejeros Económicos con Ronald Reagan, y Robert Taylor, subsecretario del Tesoro, son nombres que también suenan. No obstante, esta vez la situación político-económica ha complicado el cambio a la cabeza de la Reserva Federal. Cambiar al respetado capitán del barco no habría sido recibido, en este momento, con serenidad.

Pero el caso de Greenspan no sienta precedente. Salvo excepciones, en las empresas los directivos son cada vez más jóvenes. Según la consultora Spencer Stuart, la media de edad de los consejeros de las 700 mayores compañías cayó de los 59 años en 1980 a 56 en 2000, aunque en el último año algunos ejecutivos mayores han regresado de su retiro para enderezar empresas. Las excepciones pueden ser Sanford Weill, que abandonó la dirección de Citigroup con casi 70 años, o Sumner Redstone, que con 79 años aún tiene la riendas de Viacom. En otras empresas, como General Electric, obligan a dejar el puesto a los 65 años. Jack Welch tuvo que irse. El secreto de la juventud, según Greenspan, es su afán por aprender día a día.

'La prudencia es uno de sus atributos'

Experiencia y prudencia son dos atributos fundamentales para el desempeño de la función de presidente de la Reserva Federal, esto es, según opina el decano del Instituto de Empresa, el ejercicio del control de la política monetaria norteamericana, con todas sus implicaciones en el resto del sistema financiero global. La prudencia, la actitud conservadora, en el sentido de cumplimiento de las normas aceptadas; la contención del riesgo, el análisis y la previsión son todas ellas virtudes muy encomiadas en el ejercicio de la responsabilidad gerencial al frente de entidades financieras.

Posiblemente, asegura Íñiguez, el mayor mérito de Greenspan, en su lucha contra el tiempo, haya sido el de sobrevivir sucesivamente a cuatro presidentes norteamericanos tanto republicanos como del partido Demócrata: Reagan, Bush padre, Clinton y Bush hijo. La actuación de Greenspan al frente de la Reserva Federal en los próximos meses, en plena carrera electoral a la Casa Blanca, será decisiva.

'Greenspan inspira confianza'

Cuando hay una eficacia reconocida, unas facultades que no han mermado, una motivación y un prestigio alcanzado por la institución gracias en buena parte a una labor personal, el argumento de la edad no es válido para decidir cuándo una persona debe finalizar su carrera profesional y ser sustituida por otra más joven. Así lo cree el director general de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Enrique Sánchez de León, que asegura que en el caso de Greenspan se da además una cualidad adicional, tremendamente codiciada en los ámbitos económicos y empresariales, que es que inspira confianza.

A pesar de algunas críticas en el período de la 'exuberancia irracional' de los mercados, prosigue Sánchez de León, siempre ha dado sensación de una autoridad moral, y de un conocimiento de la economía y de los mercados, que en tiempos de incertidumbre han sido balsámicos para la confianza de los inversores.

'Su éxito está en la sensibilidad cultural'

La salud mental y las ganas que se tengan para afrontar cualquier desafío son importantes. Pero el éxito de Alan Greenspan, explica el socio de la consultora Accenture José Manuel Casado, está en su visión global y en su sensibilidad cultural. 'Ha sabido no sólo entender la realidad de Estados Unidos sino la del resto del mundo. Ha superado el concepto americano. Y eso es muy valioso hoy día'. También destaca como valor su experiencia y su capacidad para reflexionar. Su renovación en el cargo supone una continuidad y, por tanto, ofrece confianza.

'Eso de que dicen que más sabe el diablo por viejo que por diablo es cierto. Es importante tener experiencia porque de ahí surgen las reflexiones más profundas', explica este consultor, que cita como ejemplo la caída de muchas empresas de internet. '¿Quiénes se han mantenido? Las que han compaginado lo nuevo con lo tradicional'.