Trabajo y Asuntos sociales

El Gobierno dotará con 3.700 millones el Fondo de Reserva de la Seguridad Social

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, ha anunciado hoy la primera dotación del Ejecutivo socialista al Fondo de Reserva que garantiza el futuro de las pensiones. Será incrementado en junio en 3.700 millones, con lo que ascenderá de 15.182 millones, cifra equivalente a más de tres mensualidades de la nómina de pensiones, hasta 18.800 millones.

"La más importante" aportación, según Caldera, desde la creación en 2000 de este instrumento destinado a constituir reservas que permitan atenuar los efectos de los ciclos económicos bajos y garantizar el equilibrio financiero del sistema, generará unos rendimientos adicionales mínimos de 40,53 millones hasta el final de este ejercicio.

En lo que llevamos de año, se trata de la segunda aportación, tras la aprobada por el anterior Gobierno el 27 de febrero, de 3.000 millones. La de hoy ha sido anunciada durante la sesión del control al Gobierno de los miércoles en el Congreso de los Diputados.

Suave aceleración en las altas

Sobre la situación financiera del Fondo, Caldera ha precisado que es "buena y saneada", tras haber superado en abril los 17 millones de cotizantes. Hasta ayer, concretó, se registraron 17,229 millones, por lo que en prácticamente cinco meses se han producido 640.000 nuevas altas, cuando un año antes el crecimiento era de 588.000.

Estos datos reflejan para el ministro que se está viviendo una "suave aceleración" en las altas al sistema de la Seguridad Social. Asimismo, resaltó que, a 30 de abril, los ingresos previstos se han superado en más de 2.000 millones.

Reformas "sin vetos"

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales ya hizo público en su primera comparecencia en el Congreso que habrá modificaciones en la Ley reguladora de dicho Fondo, en aras a mejorar su gestión, y abogó por estudiar la petición de los agentes sociales de que parte de los intereses que genera se destinen a incentivar el retraso voluntario de la jubilación. Estas medidas han alertado a la oposición y el secretario general del PP, Mariano Rajoy, ya ha reclamado al Gobierno que "no toque" el Fondo de Reserva de las pensiones y que siga incrementando su cuantía para poder disponer de él en situaciones de déficit.

Hoy, Caldera no ha dudado en subrayar que las reformas "sucesivas" que se acometan en el sistema de la Seguridad Social "no pueden quedar al albur de ningún hipotético veto", pero insistió en que buscará el consenso. En este caso, el ministro respondía a las críticas del diputado popular José Eugenio Azpiroz de que el Ejecutivo "se inhiba" de una posible ampliación del periodo de cálculo de las pensiones sólo porque una de las partes, UGT, rechace esta medida.

Azpiroz recordó a Caldera que el acuerdo de 2001 no contó con el respaldo de la UGT y que aún así su contenido "ha beneficiado a millones de pensionistas". El titular de Trabajo recalcó lo que ya aseguró ayer, tras la reunión en Moncloa del presidente Zapatero con el líder del mencionado sindicato, Cándido Méndez, al insistir en que el objetivo del Gobierno es mejorar la contributividad del sistema, sin descartar otras vías para lograrlo distintas de la ampliación del periodo de cálculo. "Deseamos el acuerdo general", precisó Caldera, quien añadió que en el Pacto de Toledo se recogen las bases para las necesarias reformas del sistema.