Ayudas

Nuevas ayudas a personas dependientes

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales prepara ya la creación de un Sistema Nacional de Dependencia para atender a las personas que no se pueden valer por sí mismas. Se creará una cartera básica de prestaciones que se financiarán con dinero público. Habrá un fondo inicial de 1.000 millones de euros hasta 2008 y se prevé que se crearán 600.000 empleos.

L a secretaria de Estado de Asuntos Sociales, Amparo Valcarce, avanzó ayer algunas líneas del nuevo Sistema Nacional de Dependencia en el que trabaja su departamento. Se creará una nueva prestación pública y universal, esto es, para todos aquellos ciudadanos que no puedan valerse por sí mismos por razones de edad o de minusvalía (este colectivo supera ampliamente los tres millones y se prevé que crezca notablemente los próximos años).

Esta nueva prestación será un 'derecho subjetivo', como lo son en la actualidad las pensiones, la sanidad o la educación, según explicó Valcarce. Sin embargo, la prestación no será económica, es decir, no se entregará dinero al discapacitado ni a su familia sino que se le prestará un servicio de atención personalizada acorde a su grado de dependencia.

En la actualidad hay 1,5 millones de mayores de 65 años que necesitan la ayuda de alguien para realizar las actividades de la vida cotidiana, cifra que puede duplicarse en los próximos quince o veinte años.

Trabajo prevé crear un fondo de 1.000 millones de euros hasta 2008

Del total actual, sólo 442.546 reciben algún tipo de ayuda pública, lo que supone sólo el 28% de todos los que lo necesitan. Estas ayudas suelen llegar de los servicios sociales de las comunidades o los ayuntamientos y no se tiene derecho a ellos, no se pueden exigir.

Esta será precisamente la principal novedad del nuevo sistema: todos aquellos que cumplan los requisitos de dependencia que estipule la ley tendrán derecho a reclamar la atención pública estatal.

Valcarce precisó que las prestaciones básicas podrán complementarse con los recursos autonómicos y locales.

Pero ¿cómo se va a financiar esta nueva red estatal de atención a los dependientes?. Según adelantó ayer Valcarce el Gobierno prevé crear un fondo de dinero público de 1.000 millones de euros hasta el año 2008. Aunque reconoció que este fondo es 'claramente insuficiente' y que sólo servirá para 'poner en marcha el sistema de prestaciones básicas.

No habrá nuevos impuestos

En cualquier caso, Valcarce hizo hincapié en que las fuentes de financiación de este fondo deben ser públicas pero debe acordarse su origen: cotizaciones sociales o impuestos. Dicho esto, dejó claro que 'no se creará ningún impuesto nuevo' para financiar el sistema y que, bien se pague con impuestos o con cotizaciones, la fórmula escogida deberá ser respaldada por 'un gran acuerdo parlamentario y por las comunidades y los ayuntamientos'.

La cartera básica de prestaciones estará compuesta por la teleasistencia, la ayuda a domicilio y la creación de una red de centros de día y de residencias de mayores.

Según los cálculos de Trabajo se generarán 600.000 empleos, gran parte de ellos serán afloramiento de puestos que ahora son cubiertos por las familias y los voluntarios. Si bien, sólo la retribución de todos estos trabajadores podría llegar a ascender a 6.000 millones de euros anuales. El Gobierno espera que el sistema se retroalimente con el dinero que generen las cotizaciones del nuevo empleo y la fiscalidad de estas rentas y de las nuevas empresas que se creen.

El Gobierno abrirá el debate este año y será en los próximos Presupuestos para 2005 donde establecerá algunas partidas para prestaciones de teleasistencia y de ayuda a domicilio fundamentalmente 'que es lo que podremos pagar, y hay que ser realistas', dijo Valcarce.

Efectos del alzheimer. 200.000 familiares en paro

El ejemplo de los enfermos de Alzheimer y sus familiares demuestra perfectamente la situación a la se enfrentan estos hogares. En España hay actualmente 400.000 enfermos de Alzheimer y el cuidado de cada uno de ellos le cuesta a sus familias 18.000 euros anuales. Además, obliga a 200.000 familiares de éstos enfermos a estar en el paro para poder atenderles.

De hecho, la intención del Gobierno es que los empleos que genere el nuevo Sistema Nacional de Dependencia sean ocupados por colectivos como amas de casa, mayores de 45 años o jóvenes que actualmente cuidan a sus familiares dependientes.

Costes. 12.000 euros por una plaza residencial

La ausencia de una red pública de residencias de mayores que sea suficiente para atender a las necesidades actuales ha disparado los precios. El coste de una plaza en una residencia pública asistida cuesta un mínimo de 12.000 euros anuales (dos millones de las antiguas pesetas). Esta misma plaza en una residencia privada de calidad elemental no baja de los 1.200 euros sociales.

Según los cálculos elaborados por CC OO, el coste de la asistencia a un centro de día es de 450 euros mensuales y la ayuda a domicilio básica asciende a unos 270 euros al mes. Con la nueva ley de dependencia estos costes deberían desaparecer para un buen número de personas.

Ley. Los expertos ya han elaborado un borrador

La Confederación Española de Organizaciones de Mayores presentó ayer las 'bases para una ley estatal de protección social a las personas dependientes.' Las directrices elaboradas por un amplio grupo de expertos coincide con el Gobierno en que deberá ser un ley orgánica que garantice el derecho de atención, exigible por el afectado.

En cuanto a la financiación, defienden la vía de los impuestos pero apoyan que se financie con cotizaciones sociales 'si fuera más rápido'.

También proponen que se legisle sobre el tratamiento de la vivienda en propiedad de forma que pueda convertirse en renta vitalicia, para que el enfermo pueda seguir viviendo en su casa.