Estados Unidos

Quinto retroceso consecutivo del Nasdaq

Wall Street vivió una sesión de pérdidas ayer, un patrón que se repitió esta semana. Los indicadores económicos han dado una de cal y otra de arena, alejando unas veces y avivando otras la expectativa de próximas subidas de tipos de interés. Los resultados, entre tanto, continuaron dado alegrías en general, algo que ya no es suficiente para unos mercados que esperaban estas mejoras. El recrudecimiento de la violencia en Irak, la escalada del crudo y la intención del ejecutivo chino de enfriar su economía fueron otros focos de presión.

Los valores tecnológicos fueron los más azotados mientras crece el miedo a una ralentización de beneficios. Así el Nasdaq encadenó el quinto retroceso ayer al perder un 1,97%. Un comportamiento que le ha llevado a acumular un retroceso del 6,32% en la semana, el peor balance desde finales de abril de 2002.

En la sesión de ayer los buenos resultados de Procter & Gamble tampoco ayudaron al Dow Jones. El índice acabó cayendo un 0,45% para ceder el 2,36% en la semana.

Los datos económicos recientes han acrecentado el miedo a un aumento de la inflación que acelere las subidas de tipos. El crecimiento menor de lo esperado del PIB en el primer trimestre frenó algo esta expectativa aunque los indicadores publicados ayer la volvieron a resucitar. El índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan subió más de lo esperado, al igual que el índice de gestores de compra de Chicago mientras que el gasto personal aumentó menos de lo previsto y los ingresos cayeron.

Los numerosos focos de presión han acentuado la volatilidad de las Bolsas. El mes de abril termina con variaciones moderadas. El Nasdaq retrocedió el 3,71%, el Dow Jones, un 1,28% y el S&P 500, un 1,68%.

Las empresas del S&P 500 ganan el 27% hasta marzo

La temporada de resultados en Estados Unidos ha superado las expectativas. Los beneficios de las 410 empresas del S&P 500 que ya han publicado resultados han aumentado el 27%, según datos de Thomson Financial. Una cifra que supera con creces las estimaciones que manejaba el mercado el 1 de enero. Rondaban entonces el 13,4%. Esta semana la temporada entra en la recta final. La reunión de la Reserva Federal el 4 de mayo también centrará la atención.