Depreciación

El despido de tres altos ejecutivos pasa factura a Nortel en bolsa

Las acciones de Nortel pierden hoy un cuarto de su valor en Wall Street, tras conocerse que el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones ha despedido a tres de sus principales ejecutivos.

La depreciación de los títulos de Nortel es consecuencia directa del despido del director ejecutivo, Frank Dunn, del director general financiero, Douglas Beatty, y del director financiero, Michael Gollogly. Ambos habían fueron suspendidos de sus funciones, aunque con sueldo, en marzo mientras la compañía terminaba de revisar los resultados comunicados en el año 2000.

Nortel está siendo investigada por las autoridades bursátiles de EE UU y Canadá a raíz de dos rectificaciones contables. En 2001, Dunn se convirtió en el máximo responsable de la compañía, envuelta en graves problemas financieros tras la crisis de los valores tecnológicos en el 2000, y anteriormente ocupó el cargo de director general financiero.

El despido de Dunn fue calificado de "particularmente difícil" por el presidente Lynton Wilson y fue reemplazado por William Owens, director de Nortel desde febrero del 2002. Kerr ha sido nombrado director general financiero y Mary Anne Pahapill directora financiera.

Wilson señaló en un comunicado que "las acciones anunciadas hoy por el consejo de Nortel están relacionadas con la responsabilidad de los informes financieros y son las mejores para los intereses de la compañía". Por su parte, Owens se declaró "totalmente comprometido a hacer todo lo necesario para mantener el empuje de la compañía y su posición de liderazgo".