Auditoras

Los auditores quieren controlar las cuentas de los municipios

Las instituciones encargadas del control interno y externo de las cuentas de las instituciones públicas y de las empresas privadas quieren extender el control de las cuentas a todos los ayuntamientos, que ahora escapan prácticamente en su totalidad a la fiscalización técnica externa.

En España hay 8.000 ayuntamientos que tienen cerca de 30.000 unidades de gestión local, pero más del 90% del gasto municipal carece de control auditado de sus cuentas, lo que supone mantener en la más absoluta oscuridad la información sobre en qué se emplean los impuestos de la ciudadanía. El principal obstáculo para generalizar el control externo de la ejecución presupuestaria es la falta de medios y, además, la falta de voluntad política.

Los responsables de la intervención municipal y de la auditoría externa que participaron ayer en el I Primer Congreso Nacional de Auditoría en el Sector Público, organizado por el Registro de Economistas Auditores, la Sindicatura de Cuentas de Castilla-La Mancha y la empresa Auditores del sector público (ATD), coinciden en la falta de medios para llegar a las cerca de 30.000 unidades de gestión municipal existentes en España, además de la ausencia de una norma que obligue a la realización de una auditoría que acompañe siempre al preceptivo control interno del interventor. En el caso de los ayuntamientos, los expertos consideran que en la Ley de Haciendas Locales debe incluirse la obligatoriedad de realizar auditorías externas de las cuentas en todos los ayuntamientos de España, al igual que se hace en los de otros países con tradición fiscalizadora de las cuentas, especialmente en los países anglosajones. En esta condición previa pusieron especial énfasis ayer en sus intervenciones Andrés Sanz, consejero de la Cámara de Cuentas de Madrid, y Carmen Iglesias, consejera de la Cámara de Cuentas de Andalucía.

Más medios humanos y técnicos

La Ley de Haciendas Locales debería establecer los umbrales a partir de los cuáles debe realizarse control externo cada legislatura o cada ejercicio, dependiendo, como es natural, del número de habitantes o de su presupuesto.

Ahora escasamente se auditan externamente el 1% de los ayuntamientos de España, aunque las cuentas de la práctica totalidad de entes locales dispone de mecanismos de control interno ejecutados por los interventores municipales de cuentas. Pero a juicio de los expertos, debe extenderse a todas las administraciones municipales una práctica que es común y exigible normativamente a todas las empresas privadas.

El interventor del ayuntamiento de Toledo, Rafael Bielsa, pidió ayer en su intervención un fuerte impulso a los medios técnicos y humanos, y por supuesto, presupuestarios, para equipar a los municipios de instrumentos para fiscalizar el gasto. En esta misma idea coincidieron también, en otras sesiones de trabajo, María Antonia Zugaza, auditora del Tribunal de Cuentas del País Vasco, que reconoció la necesidad de subcontratar determinadas tareas con empresas privada.