Auditoras

'Los políticos no quieren someterse a las auditorías', asegura Ferrán Termes

'Me estoy dando cuenta de que en los últimos 20 años no ha cambiado nada; seguimos pidiendo la necesidad de que se ordene normativamente esta actividad de control de las finanzas públicas, especialmente en las corporaciones locales; y creo que la situación, de nuevo, no tiene arreglo, si los políticos no quieren; y creo que no quieren'.

Así de contundente resumió ayer Ferrán Termes, presidente de la Asociación Catalana de Contabilidad y Dirección, el estado de la auditoría en España en el transcurso del I Congreso Nacional de Auditoría en el sector público, celebrado en Toledo. A su juicio, los interesados en el control externo de las finanzas públicas, municipales o no, deben ser el ciudadano, que 'es quien paga, y por tanto es quien manda'.

Pero la inmensa mayoría de la ciudadanía está completamente a oscuras porque no se audita, y cuando se lleva a cabo, se hace por encima, y se le da la publicidad justa, y con el lenguaje más complicado posible, con el objetivo de que no lo entienda nadie.

En su conferencia 'Suficiencia de la Auditoría en España', recordó que en la actualidad únicamente se hacen auditorías económicas, donde se certifica que se ha gastado el dinero y que se han seguido los pasos concretos; las denominadas auditorías de legalidad.

Pero, por el contrario, defiende que se realicen como ya se hacen en los países más avanzados en esta materia: auditorías cualitativas, aquellas en las que se busque la eficacia y la eficiencia: esto es, que se determine si se ha cumplido lo que se había prometido, y con un coste verdaderamente ajustado a la necesidad. Cree que eso es lo que necesita el ciudadano: información hacia adelante y hacia atrás en la gestión pública.