Audiencia

Garzón impone fianzas de 20.000 euros a cuatro ex consejeros de Azkoyen por pagos a ETA

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha impuesto fianzas de 20.000 euros a cuatro ex miembros del consejo de administración de la empresa Azkoyen, quienes disponen de un plazo de 72 horas para hacer efectiva esta cantidad y no ingresar en prisión. Garzón acusa a todos los imputados de delito de allegamiento de fondos a organización terrorista. Respecto a los ex directivos, establece que accedieron al pago que ETA exigía, lo que es una "conducta manifiestamente ilegal".

Ante el magistrado justificaron el pago de 37 millones de pesetas a ETA en concepto de "impuesto revolucionario" diciendo que lo hicieron por miedo, informaron fuentes jurídicas. Se trata de José María Careaga Meavenzorena, Francisco Elizalde Goldaraz, Ricardo Armendariz Loizu e Ignacio Orbiceta Zabalza. También declararon ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 María Carmen Troyas Careaga y Juan Félix Iriondo Altuna, quienes quedaron en libertad sin medidas cautelares.

En relación con estos hechos, Garzón envió a prisión el pasado día 1, aunque dictó posteriormente la libertad bajo fianza de 30.000 euros el día 14 por problemas de salud, al profesor de la Universidad del País Vasco Alfonso Martínez de Lizarduy Alvarez, a quien acusa de actuar como intermediario entre la empresa Azkoyen y ETA, para el pago por la entidad navarra de 37 millones de pesetas en divisas a la banda terrorista, en concepto de "impuesto revolucionario".

Además, dejó en libertad provisional bajo fianza de 20.000 euros al ex director general de Azkoyen Ignacio Moreno Purroy, quien, según el magistrado, "fue la persona que por decisión del Consejo de Administración de dicha empresa, gestionó directamente el proceso que culmina en 2001 con el pago de los 37 millones de pesetas a ETA".

El ex jefe de Administración de Azkoyen Jesús Marcos Calahorra Muñoz también quedó en libertad con fianza de 20.000 euros. El juez considera que fue la persona que, por encargo de Ignacio Moreno y del Consejo de Azkoyen, entregó físicamente el dinero a dos etarras no identificados junto a la iglesia de Vert (Francia), gracias a la cita concertada por el profesor Martínez de Lizarduy.