Informe

El FMI confirma que la recuperación está en marcha en todas las regiones del mundo

Tal y como se esperaba, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha mejorado sus previsiones sobre el crecimiento económico mundial para este año, el pasado y el próximo, que sitúa en el 4,6, 3,9 y 4,4%, respectivamente. La recuperación, asegura, "parece encaminada en todas las regiones", por lo que los tipos de interés se elevarán.

Antes de la reunión semestral del FMI y el Banco Mundial del próximo fin de semana, ha revisado en seis décimas la cifra de crecimiento mundial de 2003, en la misma proporción en que lo ha hecho para las previsiones de este año. El informe semestral Perspectivas Económicas Mundiales, publicado hoy, es rotundo: la recuperación "parece encaminada en todas las regiones" y "los bajos tipos de interés globales" tendrán que subir. Una presión alcista en ese sentido, alerta, podría provenir del alto nivel de deuda pública y de las presiones fiscales que representa el envejecimiento de la población en los países industrializados".

Las perspectivas son "reconfortantes", explicó el economista jefe del Fondo, Raghuram Rajan. A un ritmo más rápido, ve la recuperación en Asia y EE UU; menos establecida, en la eurozona, donde el consumo "sigue siendo débil y algunos indicadores de crecimiento futuro han retrocedido o se han estancado". Estas conclusiones coinciden con las cifras publicadas en estos últimos días en Alemania, por ejemplo, espejo de un inesperado y fuerte deterioro de la confianza de los consumidores. O el vigor económico que hoy centra el discurso del presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, y que anticipa un encarecimiento del precio del dinero.

Además, algunos factores podrían generar una recuperación incluso más firme a corto plazo, en especial la "sólida recuperación del comercio mundial, la subida generalizada en los mercados financieros y la fortaleza" estadounidense. Los riesgos: la incertidumbre geopolítica puesta de manifiesto por los atentados de Madrid, la volatilidad de los precios del petróleo y el doble déficit, presupuestario y por cuenta corriente, de Washington.

EE UU y China, imparables

En los países industrializados, el crecimiento vendrá dado estos años (3,5% en 2004 y 3,1%, en 2005) por el fuerte arrastre de EE UU, donde las alzas serán del 4,6% y del 3,9%. Japón también parece encaminado por la senda de la recuperación, con el mayor crecimiento (del 3,4%) para este desde 1996, y del 1,9% el próximo, si bien el organismo cree que persiste el riesgo de deflación y un sistema bancario vulnerable a la fuerte morosidad. Los países de economías emergentes crecerán un 6% y un 5,9% en cada caso. De ellos, los asiáticos se llevan la palma, liderados por una China imparable que crecerá en 2004 un 7,4%.

Frente a esto, el aumento medio en la zona euro será este año del 1,7%, para crecer un 2,3% al siguiente. El bloque lidia con la ralentización alemana, que seguirá produciéndose según el organismo, con un PIB del 1,6% en 2004 y del 1,9% en 2005. En España las cifras, serán del 2,8%, tras ser revisadas al alza dos décimas, y del 3,3%.