Política monetaria

Greenspan advierte de que la aceleración del crecimiento en EE UU exige subir los tipos

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Alan Greenspan, ha asegurado hoy que la economía de EE UU ha entrado en un periodo de expansión más vigorosa que podría requerir unas tasas de interés más altos para mantener la inflación a raya.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha refrendado en su informe semestral sobre las condiciones económicas globales, la drástica mejora de los pronósticos de crecimiento para el PIB estadounidense en 2004, hasta el 4,6%. Asimismo, vislumbra para 2005 una expansión sólida del 3,9%. "Dado el brillante panorama a corto plazo y la necesidad de evitar perturbaciones en el mercado financiero, el momento en que la Reserva Federal necesitará comenzar a subir las tasas de interés se está acercando", aseguró el organismo.

"Como ya señalé previamente, la tasa de fondos federales debe subir en algún momento para evitar que las presiones inflacionarias surjan eventualmente", detalló Greenspan en un discurso preparado para pronunciar ante el Comité Económico Conjunto del Congreso. Ayer, aseguró ante el comité de Banca del Senado que el sistema bancario estadounidense está en condiciones de "manejar" un posible aumento de tipos, actualmente en el 1% (el nivel más bajo desde 1958) en un plazo no lejano, y de la demanda de crédito.

En el Libro Beige, la Fed apunta a que la actividad económica se ha incrementado a lo largo de la nación desde mediados de febrero hasta principios de abril. El crecimiento ha sido amplio, debido a que las ventas minoristas han aumentado notablemente así como la manufactura, la minería, la energía, el turismo y los servicios, que han subido todos", se detalla en el resumen de las condiciones económicas de los 12 distritos regionales a lo largo del país.

La eurozona, a la espera de la recuperación

Mientras, del otro lado del atlántico, altos funcionarios del Banco Central Europeo (BCE) en Francfort han asegurado hoy que la recuperación de la economía de la zona euro aumentará paulatinamente el ritmo y no hay necesidad de espolear el crecimiento del bloque mediante una reducción de los tipos de interés. La entidad todavía mantiene como principal escenario el de la mejora gradual, aunque consciente de que los datos económicos del bloque todavía son irregulares, admite su jefe económico Otmar Issing.

Hay consenso entre los expertos en que el BCE mantendrá mañana los tipos de interés de referencia sin cambios en el 2% durante la mayor parte del año. Sin embargo, cerca de un tercio de los economistas encuestados esta semana por Reuters sostienen que se acometerá una rebaja, posibilidad alentada por ciertos comentarios del BCE, que parecen hacer hincapié en los riesgos de un crecimiento bajista.

Caen las bolsas europeas

Los mercados han seguido con inquietud las señales que acercan un encarecimiento del precio del dinero en EE UU y las alarmas sobre una recuperación no del todo fraguada en Europa. A ello se sumó hoy la inquietud por el atentado con camión bomba que se ha cometido contra la sede de la Seguridad General en el centro de Riad, en Arabia Saudí, y en el que han perecido al menos diez personas y decenas han resultados heridas.

La plaza europea que más retrocedió hoy fue Madrid, con un retroceso de su índice Ibex del 1,1% que lo dejó en 8.282,10 puntos. Salvo Zeltia (+1,7%) y la tímida décima de subida de Acerinox, todos los valores sufrieron el varapalo. El resto de índices tampoco se libró de la resaca de incertidumbre que levantó ayer el deterioro, por encima de lo esperado, en la confianza de los inversores alemanes, según el último barómetro elaborado por el centro de investigación económica ZEW. Francfort ha restado hoy nueve décimas, algo menos en el caso de París y Londres.

La noticia, interpretada como un síntoma desfavorable respecto a la capacidad de crecimiento de la economía en ese área, hundió también al euro, en niveles mínimos desde noviembre frente al billete verde. La moneda única sigue sin recuperar la forma y hoy se cambia a 1,186 dólares, tras ceder un 0,8%, en la línea descendente de los últimos días.

Mientras, en Wall Street reina la cautela y, pese a haberse inaugurado la sesión a la baja, una hora después los índices Dow Jones y Nasdaq remontaban el vuelo, alentados por las alegrías empresariales de Motorola anoche, que triplicó beneficios, y de Ford, que hoy ha anunciado que los duplicó en el primer trimestre.