Informe

El FMI recomendará al BCE bajar los tipos de interés y a la Fed subirlos

En su próximo informe sobre la economía mundial que publicará esta semana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) va a pedir al Banco Central Europeo que modifique a la baja los tipos de interés para encarar la recuperación económica. El organismo monetario advertirá también de la probabilidad de que EE UU los suba, y recomienda a la Reserva Federal que prepare a la economía mundial "para evitar el desorden en los mercados financieros".

El rotativo británico Financial Times ha tenido acceso al borrador de un capítulo de ese informe y en él se desvela que el Fondo Monetario insistirá en señalar al BCE la necesidad de que considere "rebajar los tipos debido al flojo comportamiento económico en la eurozona". Aunque observa que Estados Unidos tiene un "margen", el FMI advertirá en su nuevo informe económico mundial que "habría que continuar preparando el terreno" para un nuevo ajuste monetario, ya que un alza de tipos en Estados Unidos podría provocar graves dificultades en los mercados emergentes.

Como ya ha hecho recientemente, el Fondo insistirá en que es preciso que los bancos centrales opten por una estrategia de comunicación que clarifique sus intenciones a los mercados. "Un desafío clave para los bancos centrales será comunicar sus intenciones a los mercados en la forma más clara posible, por lo tanto, reduciendo el riesgo de cambios abruptos en las expectativas más adelante", dice.

En la actualidad, los tipos de interés se encuentran en niveles históricamente bajos. En Estados Unidos se encuentran en el 1% y los inversores estarán atentos al presidente de la Reserva, Alan Greenspan, que comparecerá el miércoles, el mismo día en que el FMI dará a conocer su informe, ante el comité conjunto del Senado y el Congreso. En cuanto a Europa, el BCE no cree necesario bajar los tipos de interés en estos momentos porque considera que, a corto plazo, la zona euro seguirá registrando una recuperación gradual. Ni los atentados terroristas del 11 de marzo en Madrid, ni el declive en los índices de confianza de consumidores y empresas, ni el escaso ritmo de crecimiento de la economía han convencido al consejo de gobierno de la entidad para cambiar su opinión sobre la conveniencia de reducir el precio del dinero, que desde junio pasado está en el mínimo histórico del 2%.