José María Fidalgo

'Rebajar las cotizaciones sociales no creará empleo'

El próximo miércoles, 21 de abril, se inaugurará el VIII Congreso Confederal de Comisiones Obreras (CC OO); y si todo sale como la mayoría del sindicato prevé, el actual secretario general, José María Fidalgo, será reelegido el 24 de abril -último día del congreso- para liderar la central hasta 2008.

Pregunta. Suponiendo que sea reelegido como líder de CC OO. ¿Cuál va a ser la estrategia del sindicato en los próximos cuatro años?

respuesta. Será la misma que ha sido hasta ahora. No voy a cambiar de estrategia por un cambio político. CC OO seguirá reivindicando más estable, con más derechos y más seguro. Las lacras de nuestro mercado laboral reflejan las lacras del aparato productivo, porque estamos convencidos de que detrás de una plantilla precaria hay un proyecto empresarial precario y detrás de un mercado de trabajo precario hay un tejido productivo precario.

P. ¿Qué papel deben tener los empresarios y la Administración en este cambio del tejido productivo?

r. El incentivo que necesita la parte empresarial puede ser legal, en el sentido que se hagan determinadas políticas fiscales que no incentiven un aparato productivo vago, pero sobre todo el incentivo que necesita el mundo empresarial es que comprendan que la empresa tiene responsabilidades sociales.

P. ¿Qué ocurrirá si las empresas y la Administración no invierten en productividad, como exige CC OO?

r. Si el esfuerzo de moderación salarial practicado por los sindicatos no obtiene pronto estas contrapartidas de inversión, agotaremos esa ventaja comparativa. Se terminará la moderación salarial.

P. ¿Cuándo?

r. A mi me gustaría que la negociación salarial de 2005 fuera igual que la de 2004, pero siempre y cuando haya un esfuerzo inversor de los empresarios en economía productiva.

P. Es verdad que estas reivindicaciones no son novedosas...

r. No, pero tiene actualidad porque hemos oído con bastante satisfacción el mismo análisis del mercado de trabajo en las reflexiones del programa electoral del PSOE.

P. ¿Eso quiere decir que tienen más esperanza en el PSOE para que solucione los problemas de los trabajadores?

r. El PSOE, en su discurso y en su programa, apunta hacia unas correcciones del modelo de crecimiento, del modelo productivo que, al menos genéricamente, coincide con la visión que tiene CC OO desde hace mucho tiempo.

P. Sin embargo, el PSOE propone reformar los contratos y rebajar las cotizaciones un punto para los nuevos trabajadores fijos. ¿Coincide CC OO con estas recetas contra la precariedad?

r. Desde una amplia experiencia en negociación de reformas del mercado de trabajo, soy muy escéptico en relación con cualquier propuesta que pretenda modificar la calidad del empleo simplemente modificando algunos contratos.

P. Entonces, ¿negociará CC OO una eventual reforma de los contratos con el Gobierno?

r. No estamos cerrados a nada. Creemos que hay que oír y es preferible el diálogo y un acuerdo que la confrontación. Es verdad que la confrontación a veces se impone, independientemente de quién esté en el Gobierno. Yo espero que este Gobierno sea leal y abierto a todas las opiniones, no sólo a las nuestras sino también a las de las organizaciones empresariales.

P. ¿Y la rebaja de cuotas para los nuevos fijos?

r. Me gustaría que alguien me demostrase que una rebaja de cotizaciones sociales favorece la creación de empleo, porque estoy convencido de que no es así. Estamos dispuestos a discutir que sea sólo para los indefinidos; pero creo que cualquier hipótesis de reforma orientada a reducir los ingresos de cotizaciones, presupone considerar que el sistema de pensiones está garantizado de por vida, o que los costes laborales son un problema. Y no se puede validar ninguno de estos dos argumentos.

P. ¿Cree usted que los planes fiscales del PSOE son compatibles con el aumento de gasto público?

r. El PSOE, en una fase previa a la concreción de su programa, nos comentó algunas ideas sobre fiscalidad y mantuvimos algún criterio diferencial. Luego nos dijeron que no iban a lanzar ningún proyecto de reforma fiscal hasta que no hubieran aterrizado, en la capacidad de recaudación. Por lo tanto una reforma fiscal no era su primera prioridad.

P. ¿Y serán las pensiones una prioridad de CC OO a la hora de pedir al Gobierno que se inicien las reformas?

r. Habrá que ver las indicaciones del segundo Pacto de Toledo, chequear el sistema de pensiones y que todas las partes (empresarios, sindicatos y gobierno) digan que quieren hacer para que ese sistema siga ganando en seguridad para el futuro y, en lo posible, en mejora de las prestaciones.

P. ¿Es necesaria la reforma de los convenios que tanto persiguió el PP y que no consiguió?

r. No, nadie ha demostrado hasta ahora que sea una necesidad.

Sindicalista ilustrado

No es raro escuchar a este leonés nacido en 1948 citar a numerosos autores de todas las disciplinas, lo mismo doctores en economía que en filosofía, política o literatura. Sin duda no es un sindicalista al uso pero convence. Médico traumatólogo de profesión, está vinculado al sindicalismo desde 1974 e ingresa en Comisiones Obreras en 1977. Desde entonces ha ocupado el cargo de secretario de la Federación de Sanidad (1981-1987) y ha sido el responsable de Política Institucional (1987-2000). Fue en este puesto donde diseñó, en la sombra, la estrategia sindical que ha llevado a CC OO a ser el primer sindicato del país con más de un millón de afiliados. Desde abril de 2000 es secretario general de la central. Prefiere el diálogo a la confrontación, pero no huye de ella si es necesaria.