Banca

El Banesto de Botín

Es la historia de una reestructuración bien desarrollada'. Esta opinión, esgrimida por un analista y extendida en el sector, es la que mejor resume los últimos 10 años de Banesto, los transcurridos desde que el Santander se adjudicó su control en subasta. La entidad de Emilio Botín ofreció 4,579 euros por acción para hacerse con el 73,45% del capital. Entonces se consideró el precio total, 1.883 millones de euros, muy elevado. Era el 25 de abril de 1994. Hoy Banesto tiene una capitalización de 7.012 millones.

La historia de la entidad, que nació en 1902, había dado un vuelco el 28 de diciembre de 1993. Ese día, el de los inocentes, el Banco de España decidía intervenir el Banco Español de Crédito tras descubrir un quebranto calculado en unos 3.636 millones de euros.

Su presidente, Mario Conde, era sustituido por un equipo procedente del BBV y capitaneado por Alfredo Sáenz, hoy consejero delegado del Santander. Banesto se enfrentaba a un futuro incierto con una de las peores rémoras que un banco puede sufrir: la pérdida de confianza del mercado. El encargado del lavado de imagen sería el Banco Santander, otrora entidad por la que se había interesado el propio Banesto.

El banco ha pasado por varios periodos. 'Hasta 1999 sufrió un duro proceso de ajuste para recuperar la productividad', sostiene Javier Bernat, de Caja Madrid Bolsa, para quien Sáenz tenía claro su objetivo: convertirlo en un banco de la talla del Popular. Es la época del cierre de oficinas, la venta de inmuebles y la disolución de Corporación Banesto, que agrupaba su cartera industrial. Tras vender Agromán, Tudor, Carburos Metálicos, Asturiana de Zinc, Radiotrónica, el banco sólo mantiene Urbis.

Cerrado el proceso de saneamiento, el siguiente paso sería su relanzamiento. 'El periodo de normalización coincide con la vuelta al dividendo en 2001 abandonado en 1992, en forma de devolución de nominal', señala Bernat.

Son, sin embargo, los dos últimos años los que los expertos señalan como claves. El 13 de febrero de 2002, Ana Patricia Botín toma las riendas de la entidad y el banco da marcha atrás en su anuncio de salir de Bolsa. El Santander había lanzado en febrero de 1998 una opa para hacerse con el 100% del banco. La oferta, que consistía en 3,2 acciones de Banesto por una del Santander, permitió al SCH lograr el 97% de Banesto. En 2001, y tras aprobar la junta su exclusión, ofrecería 14,07 euros por título para lograr el 3% restante.

Para aumentar la liquidez del valor, en 2002, la entidad realiza una ampliación del 11,76% del capital y una OPV simultáneas. Con la operación, el capital flotante en Bolsa se eleva a cerca del 12%. Todavía escasa para los expertos. 'No sería descartable que el SCH hiciera una colocación para elevar la liquidez', afirma Luis Vadillo, de Renta 4.

Fuerte crecimiento

¿El futuro? Según los expertos se antoja optimista. Baste como ejemplo los últimos resultados, presentados esta semana. El beneficio en el primer trimestre del año creció un 11,6% hasta los 128,5 millones de euros. 'Ha logrado muy buenas cifras en las principales variables de un banco, la rentabilidad, la eficiencia, el crecimiento y una baja morosidad', explica Vadillo. 'Cada año sorprende con una línea de negocio nueva y tiene unos sistemas tecnológicos, de gestión y de control de riesgos entre los más modernos en España', añade Bernat.

Con todo, y si se compara con el sector, la mayoría coincide en que la acción está cara y se inclinan por sus competidores. Safei, pese a aplaudir los beneficios, prefiere a Bankinter en el sector. 'Banesto cotiza a un PER de 14,8 veces los beneficios de 2004, mientras el sector tiene un PER de 11,4 veces', sostiene Bernat.

Espirito Santo y JP Morgan se desmarcan y recomiendan comprar. JP Morgan estima que cotiza con descuento, de entre un 5% y un 8%, respecto al Popular y Bankinter, y recomienda sobreponderar con un objetivo de 10,16 euros, sólo un 0,59% por encima del cierre de ayer. Además de una colocación de acciones, algunos expertos no descartan una fusión. ¿Quizás con Bankinter? 'Tienen un modelo similar', señala Bernat.