Mercados

Las Bolsas ceden por la expectativa de subidas de tipos en EE UU

Pausa tras el máximo. El Ibex cedió un 1,09% en una sesión de pérdidas generalizadas en Europa. El aumento de la inflación en EE UU fomentó el nerviosismo ante la creciente expectativa de subidas de tipos de interés al otro lado del Atlántico.

La percepción de próximos aumentos de tipos de interés por parte de la Reserva Federal cobra fuerza. El IPC en EE UU subió más de lo esperado en marzo, un 0,5%, un indicador que alimenta esta teoría, especialmente tras la fuerte creación de empleo el mes pasado.

Esta expectativa se recibió con recelo en Europa donde las pérdidas fueron la norma. La sesión arrancó además con la resaca que dejaron las fuertes caídas en Wall Street y las menores expectativas de ventas anunciadas por Intel al cierre de la sesión. En este contexto las pérdidas azotaron a los 18 sectores del índice Stoxx. Las caídas, eso sí, se suavizaron en los últimos compases de la sesión coincidiendo con la mejoras de Wall Street. Finalmente, en las principales plazas las caídas oscilaron entre el 0,68% del Mib 30 y el 1,44% del Dax.

En España, la Bolsa aprovechó además para corregir después de alcanzar la víspera el máximo en dos años. El Ibex cayó un 1,09% y tan sólo Banco Popular logró salvar la sesión tras anotarse un leve 0,17%. Un retroceso que dejó el índice en los 8.352 puntos.

'El mercado refleja un cierto grado de nerviosismo. Los últimos indicadores económicos en EE UU han precipitado la expectativa de subidas de tipos de interés. Este cambio de percepción refleja una hipersensibilidad a los datos que puede cambiar en cualquier momento. El movimiento de ayer fue una corrección tras los máximos. Recomiendo cautela', explica Mercedes Camacho de Safei.

El volumen de negocio alcanzó los 3.224,16 millones de euros, aunque sin tener en cuenta las operaciones especiales y de bloques se quedó en 1.806,8 millones. Las mayores pérdidas fueron para Arcelor (-3,14%) y NH Hoteles (-2,52%). Banesto, por su parte, cedió un 0,78%, pese a presentar un beneficio mayor de lo previsto. Ganó 128,45 millones de euros.

La deuda también se vio perjudicada por la expectativa de próximas subidas de tipos y la rentabilidad del bono español a 10 años subió hasta el 4,225%. El euro, por su parte, caía hasta 1,1939 dólares.