Investidura

Zapatero asumirá la estabilidad presupuestaria en su política económica

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha desgranado en su discurso de investidura las líneas básicas del próximo Ejecutivo. Ha confirmado su compromiso con la estabilidad presupuestaria, la reducción de la presión fiscal y la necesidad de alcanzar un consenso en política exterior y lucha antiterrorista.

Firme compromiso con la estabilidad presupuestaria, el no incremento de la presión fiscal global y un crecimiento equilibrado y sostenible serán los principales pilares de la política económica del futuro Gobierno de Zapatero. "Es un compromiso firme porque estamos convencidos de que unas cuentas públicas saneadas son requisito imprescindible para poder mejorar los servicios públicos y con ellos la calidad de vida de los ciudadanos", dijo.

Además ha prometido que no subirá los impuestos y presentará una reforma fiscal el año que viene que genere equidad y eficacia en la recaudación. También ha reafirmado su compromiso con el protocolo de Kioto y con el abandono progresivo de la energía nuclear. En cuanto a la política social, Zapatero ha hecho énfasis en la política de vivienda, que ha definido como uno de los grandes problemas de nuestra sociedad. Además, ha prometido el aumento de las pensiones mínimas y del salario mínimo interprofesional.

En su discurso, el próximo presidente del Gobierno ha prometido estimular la creación de empleo "de calidad", así como acabar con la temporalidad, sobre todo en el segmento de los más jóvenes. Abordará ademas una serie de políticas activas encaminadas a facilitar el acceso al mercado de trabajo a los sectores más desfavorecidos de la sociedad española en este terreno: mujeres jovenes, discapacitados y parados de larga duracion. Asímismo, intentará reducir "drásticamente" la sinistralidad laboral y mantener para ello un diálogo "constante" con sindicatos y organizaciones empresariales.

Lucha contra el terrorismo

Zapatero ha comenzado su discurso con un recuerdo a las 191 víctimas de los atentados del 11-M, y ha subrayado la muestra de "solidaridad y coraje" que han dado Madrid y toda España. Los diputados y senadores presentes en la Cámara han recibido sus palabras con un aplauso. La primera promesa del líder socialista ha sido reforzar las ayudas a las familias de las víctimas y ha augurado "lucha sin cuartel" contra todo terrorismo.

Para ello, Zapatero ha prometido un mando único de las fuerzas de seguridad del Estado, la implicación también de las policías autonómicas vasca y catalana y la búsqueda de la máxima cooperación internacional. El líder socialista ha prometido luchar contra la xenofobia que pudiera generar los atentados del 11-M y ha asegurado que no utilizará de forma partidista la lucha contra el terrorismo.

El candidato a presidente del Gobierno ha confirmado que el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo "sigue vigente" pero ha expresado su deseo de "ir más allá" y ha anunciado que convocará de forma urgente a todos los partidos para intentar ampliar el acuerdo al máximo de formaciones posible.

Gobierno del diálogo

El candidato a presidente del Gobierno ha incidido en otra de las ideas más repetidas de su campaña: hacer del Parlamento el centro de la vidad política y reformar el Senado para que sirva realmente como Cámara de representación territorial.

Zapatero ha asegurado también que hay que defender la Constitución, pero que ha pasado tiempo suficiente para, a partir de un "consenso básico", emprender una reforma concreta y limitada, que ha circunscrito a cuatro cuestiones: la reforma del Senado, modificar el artículo que da preferencia al varón en la sucesión de la Corona, la adaptación al nuevo marco autonómico e incluir una mención a la Constitución Europea. El líder socialista ha afirmado también que su Gobierno apoyará la reforma de los estatutos con dos límites: el repesto de la Constitución y el aumento de la cohesión social. "Reformar el Estatuto es optar por vivir dentro de ellos", ha afirmado Zapatero.

Respeto al anterior Ejecutivo

El candidato socialista se ha mostrado respetuoso con la obra del Gobierno anterior, desde la discrepancia en muchos temas y ha reconocido que algunas de sus decisiones fueron "iniciativas de progreso". Además ha anunciado que piensa proponer que los ex presidentes del Gobierno pasen a formar parte del Consejo de Estado "para que todos aprovechemos su experiencia". Además, el futuro presidente del Gobierno confirmará su compromiso de que las tropas españolas regresen de Irak el 30 de junio si para entonces la ONU no ha asumido un papel principal sobre las fuerzas ocupantes. En cualquier caso no está previsto que Zapatero incida demasiado en las decisiones tomadas por el Gobierno anterior. Las críticas sólo llegarán en función de la intervención que Mariano Rajoy haga como respuesta al discurso del futuro presidente.

Apoyo seguro de IU y CHA

Para su investidura, además de los 164 diputados del PSOE, Zapatero cuenta con el apoyo anunciado de IU-ICV y CHA y el más que probable de ERC y BNG, por lo que espera ser elegido por mayoría absoluta en la primera votación. De no conseguir la mayoría absoluta en la primera votación, el líder socialista deberá someterse a una segunda en la que será elegido por mayoría simple.

La intervención de Zapatero ocupará toda la jornada de la mañana y, ya a partir de las cuatro de la tarde, subirán a la tribuna los portavoces de los grupos, que intervendrán de mayor a menor, con la previsión de que el último en hacerlo en esta primera jornada sea el de Coalición Canaria.