11-M

Bancos y cajas han destinado once millones en ayudas para el 11-M

Los bancos y cajas han destinado, hasta el momento, más de 11 millones de euros en ayudas directas para los familiares y víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo. La mayor parte de estos fondos serán canalizados a través del Gobierno y la Asociación Víctimas del Terrorismo.

Estas ayudas de las entidades del sistema financiero español se elevarán en el futuro en varios millones más, ya que algunas todavía no han fijado sus aportaciones y otras han centrado su contribución en cancelaciones de créditos y préstamos o becas de estudios para los hijos de las víctimas.

La aportación más generosa ha partido de la Confederación de Cajas de Ahorros de España (CECA), que ha creado un fondo de ayuda dotado con 10 millones de euros. Los clientes de La Caixa han donado, hasta ahora, casi un cuarto de millón de euros. Caja Madrid ofrece un préstamo para los afectados hasta de 6.000 euros sin comisiones y la obra social gestiona una cuenta solidaria. Entre los grandes bancos, Banesto ha puesto en marcha un fondo de 500.000 euros para cancelar los créditos y préstamos pendientes de amortizar por los fallecidos o heridos graves.

BBVA, una de las primeras entidades en reaccionar, habilitó una cuenta para las aportaciones de los ciudadanos y un fondo destinado a dar ayudas de estudios a los hijos de las víctimas, al que la propia entidad aportó 500.000 euros. Barclays, el Banco Popular, Bankinter e ING se incluyen también entre las entidades que facilitaron ayudas o fondos en favor de las víctimas y los familiares directos de los afectados.