Incertidumbre

La escalada bélica en Irak inquieta a los inversores

El avispero iraquí pasó factura ayer en los mercados, principalmente estadounidenses. El Dow Jones, presa de la volatilidad, sufrió una caída del 0,86% mientras el dinero se refugiaba en bonos y oro. Europa cerró con pérdidas de menor entidad.

Con dos frentes abiertos en varias poblaciones y decenas de muertos, Estados Unidos atraviesa en Irak los peores momentos desde el fin oficial de la guerra. El recrudecimiento, en extensión y en intensidad, de la revuelta y la incertidumbre sobre el futuro de la misión iraquí provocaron ayer la huida de los inversores hacia los activos de mayor calidad, tales como bonos y oro.

No sólo se trata de que las tropas de la coalición se deban enfrentar a las milicias chiíes, además de a la resistencia suní en una escalada bélica que afecta a todo el país. O de que ciudades como Nayaf y Kut estén en manos de los rebeldes del Ejército de Mahdi. Tanto o más que eso pesa el hecho de los inversores desconocen los planes de Bush, esto es, si enviará más tropas, si traspasará la patata caliente a la ONU o si se planea una retirada. Además de la habitual confusión sobre lo que pasa en el campo de batalla.

'El mercado está en un punto de inflexión en relación a Iraq. Nuevas noticias, que probablemente sean negativas, pesarán en el mercado', señalaba a Reuters un operador de Bolsa estadounidense. El Dow Jones marcó al cierre una pérdida del 0,86%, por un 0,47% del Nasdaq. De forma paralela, el tipo de interés del bono estadounidense subía hasta el 4,159%. Caídas en el tipo de interés implican subidas de precio del bono.

Europa, mejor

Los mercados europeos apenas cotizaron la inestabilidad en Iraq, a pesar de que la revuelta dura ya tres días y, según las últimas informaciones, ha causado la muerte 35 estadounidenses y 200 iraquíes. El índice Euro Stoxx 50 perdió un 0,46%. Pero el comportamiento de mercados como el de petróleo o de oro demostraba que lo que ayer cotizaba el mercado, más que los resultados empresariales, es la situación de Oriente Medio.

La mayor volatilidad del mercado, en cualquier caso, se registró a partir de las cinco de la tarde, cuando a Europa sólo le quedaban unos minutos para el cierre. Fue entonces cuando se informó del bombardeo de una mezquita en Faluya que provocó, además de 40 muertos, la ira de los iraquíes. EE UU, no obstante, desmentía a última hora la cifra de muertos, que colocaba en sólo una persona.

Paralelamente, empresas como Alcoa o Yahoo presentaban al cierre resultados trimestrales, lo que acentuó la volatilidad.

Resistencia

En tres días de revuelta extendida por todo el país han muerto, al menos, 35 soldados de la coalición y 200 iraquíes

Punto de inflexión

'El mercado está en un punto de inflexión respecto a Irak. Nuevas noticias, probablemente negativas, pesarán en la Bolsa'

Reacciones en las plazas financieras

El barril avanza un 3,5%, hasta 32,5 dólares

A la inestabilidad en Irak se sumó ayer el temor a la escasez de reservas de crudo y gasolina en Estados Unidos para provocar un alza del 3,5% en el precio del barril brent, que cotiza ya a 32,5 dólares. Las existencias acumuladas se redujeron en la última semana en 2,1 millones de barriles a 292 millones, cuando el mercado esperaba que, por séptima semana consecutiva, aumentasen. 'Los riesgos de un desenlace más serio en Irak parecen aumentar', señalaron a Reuters expertos en materias primas de Barclays Capital.

El oro sube el 1,66% en dos días

Ejemplo de valor refugio, el oro es un activo especialmente sensible a las tensiones geopolíticas. Y, si algo le sobra al mercado actual, son este tipo de tensiones. La apertura de nuevos frentes y la aparición de nuevos enemigos en Irak amenaza a Estados Unidos con un conflicto difuso y sangriento. La reacción de los inversores a las noticias sobre Irak llevó los precios a subir un 0,74% en cuestión de minutos hasta los 422,55 dólares la onza. En dos días de revuelta, el metal precioso se ha revalorizado un 1,66%.

Leve repunte del euro frente al dólar

El euro escapó de los mínimos del año marcados el lunes. Aunque, en realidad, lo ocurrido en el mercado de divisas fue más una caída del dólar, que también perdió posiciones frente al yen por los riesgos derivados de la invasión de Irak. Cada moneda europea se cambiaba a última hora de ayer por 1,218 dólares, cuando el lunes había perdido la cota de los 1,20. El yen, por otra parte, se revalorizó al elevar Moody's la calificación de la deuda nipona denominada en divisas. Se cambiaba a 105 yenes cada dólar.