China

Alerta en la industria por el tirón de precios de las materias primas

El tirón de la demanda de materias primas en China amenaza a los mercados europeos. El encarecimiento de los precios comienza a tener consecuencias en los principales sectores industriales españoles, que temen que el empuje del gigante asiático desborde la situación.

La industria de materias primas encara una situación apenas prevista. El espectacular aumento de la demanda en China, país que se ha consolidado como uno de los primeros consumidores del mundo en respuesta a las necesidades de su crecimiento económico (el 9,1% el pasado año), ha puesto en un brete al sector siderometalúrgico, que tiene que lidiar con el incremento derivado de los precios en el mercado internacional. El coste del níquel en el de Londres ha subido un 40% en cuatro meses y el del acero, un 70%.

Esta situación supone un riesgo evidente para dos pilares de la economía española, los sectores de construcción y automóviles, que asisten con preocupación al encarecimiento de su principal materia prima.

La patronal de grandes constructoras Seopan ha alertado del crecimiento 'jamás conocido' de los precios del acero como resultado de la mayor demanda en China y la caída simultánea de las exportaciones de Europa del Este. Seopan advierte, asimismo, de posibles situaciones de escasez de chatarra para abastecer los hornos eléctricos de las laminadoras.

En esta línea, la patronal del sector de ferralla (armaduras metálicas para moldear hormigón armado) previene de los problemas derivados del encarecimiento de su principal materia prima, el acero corrugado. El presidente de Anifer, Eloy Alonso asegura que las empresas 'se están planteando su supervivencia', ya que no pueden repercutir en sus clientes el alza de los precios.

Otras empresas del sector reconocen que el recargo del acero corrugado (usado para cimientos y hormigón armado) 'supone un serio problema porque a la hora de hacer un presupuesto se utiliza como referencia un coste determinado del acero y cualquier incremento lo tiene que asumir la propia compañía'.

También los fabricantes de coches reconocen su inquietud ante el avance de los precios. Desde finales de 2003, las empresas alertan de que el aumento repercutirá en su rentabilidad, más aún en el actual contexto de guerra comercial entre las grandes marcas, que no podrán trasladar los costes al precio final.

El grupo que más alto ha hablado ha sido General Motors, que incluso ha denunciar a dos fabricantes de componentes que pretendían que la multinacional pagara el sobrecoste del acero. Juan José Sanz, presidente de Opel España, aseguró recientemente que el recargo podría ser 'crítico' para la industria.

El sector de componentes de automóviles asegura que su situación es aún peor. El director general de la patronal Sernauto, José Antonio Jiménez, indicó que la subida afecta de forma directa a la industria que representa, no tanto a los fabricantes. Jiménez pide por ello a las marcas que 'asuman parte del alza del precio del acero'. El problema, asegura, 'explotará en España en el verano' y podría dejar sin materia prima a varios fabricantes.

Las previsiones del sector siderúrgico apuntan que el consumo mundial de acero alcanzará 936 millones de toneladas este ejercicio, un 23% más que en 2000, y que la demanda de China representará el 30% del total mundial. Este aumento del consumo 'ha provocado un incremento del precio del acero sin precedentes en el mercado mundial'. En un comunicado conjunto, la Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid), la Asociación Española de Transformadores de Productos Planos Siderúrgicos (Transid) y la Unión de Almacenistas de Hierros de España (UAHE) no descartan que se produzca 'escasez puntual de alguna materia prima'.

Otras fuentes del sector metalúrgico consideran, sin embargo, que el fuerte aumento de precios no se debe tanto a la demanda china como a factores especulativos sobre el níquel, uno de los componentes del acero. 'El níquel se está utilizando más como producto financiero que como materia prima' indican y, aunque reconocen que hay un déficit de oferta cercano al 2%, 'no justifica el alza de precios tan fuerte'.

Siderurgia Los precios se duplican en cuatro meses

El precio del níquel en el mercado de Londres ha pasado de 8.800 dólares por tonelada en junio a 14.100 dólares en diciembre y a 15.200 entre enero y febrero. Actualmente, está sobre los 14.000 dólares.

El consumo mundial de acero ha pasado de 763 millones de toneladas en 2000 a 884 millones en 2003. La previsión para 2004 de Unesid, UAHE y Transid es que esta demanda se dispare hasta 936 millones de toneladas.

La bobina laminada en caliente, principal referencia de los productos planos, se ha encarecido por encima de un 63% hasta principios de marzo.

El encarecimiento del precio del acero ha supuesto un incremento del coste de las obras del 4% en el caso de la edificación y del 6% en la obra civil, según la Cámara de Contratistas de Obras de Cataluña, que engloba a 125 empresas del sector, entre ellas Ferrovial, FCC y ACS.

Los grandes fabricantes de acero de la UE han incrementado en febrero la producción por cuarto mes consecutivo, hasta 134 millones de toneladas. La producción subió el 3,8%.

Arcelor acapara la atención en Europa

La situación creada en España a raíz del incremento de los precios del acero es sólo una muestra de lo que ocurre en otras empresas europeas. Una de las que más interés despierta es Arcelor, número uno mundial del acero en cifra de negocio. La empresa, que el año pasado redujo la producción de acero un 5%, reconoce que hoy 'no hay suficiente para satisfacer la demanda', según el presidente, Guy Dollé.

La compañía, sin embargo, dice ser el primer afectado por el aumento de precios. 'Nuestros clientes se quejan, evidentemente, pero nosotros pagamos el transporte marítimo un 400% más caro, lo que necesariamente influye en los precios', aseguran en la compañía. El grupo se defiende de las iras del sector con el argumento de que no privilegia en ningún caso las demandas de China en detrimento de la industria europea. 'El producto que más nos interesa es el de mayor calidad, y no el acero de base', precisamente el que demanda China, en pleno despegue industrial.

Los analistas consideran que la demanda de la potencia oriental podría satisfacerse creando empresas lo más cerca del mercado local. Arcelor firmó en diciembre un acuerdo con la japonesa Nippon Steel y con la china Bao Steel para la creación de una sociedad común en Shanghai a través de la que distribuirá 1,7 millones de toneladas de acero para el sector automovilístico.

El aumento del precio del acero ha beneficiado a empresas en Estados Unidos. Alcoa ha hecho públicos sus resultados en su primer trimestre fiscal, periodo en el que incrementó su beneficio neto más del doble, hasta 355 millones de dólares, gracias a la fortaleza de los precios.