Crecimiento

Solbes advierte que sin reformas la UE no puede mejorar su crecimiento

Pedro Solbes presentó ayer por última vez las previsiones económicas de la CE. El comisario de Economía se despide con la 'dura realidad' de tener que revisar a la baja las expectativas de crecimiento de la zona euro. Y el pronóstico, advierte, no variará a menos que se acometa la modernización de la economía europea.

Pese a que el crecimiento económico de la zona euro pasará del 0,4% en 2003 al 1,7% en 2004 (en la UE alcanzará el 2%), según las previsiones de la Comisión Europea presentadas ayer, el comisario Pedro Solbes reconoció que la economía de la UE 'no está participando plenamente de la aceleración del crecimiento global'. Las nuevas previsiones suponen para 2004 una rebaja de una décima respecto a las presentadas hace seis meses.

Mientras que Estados Unidos, Japón y el resto de Asia crecerán durante este año a un ritmo del 4,2%, 3,4% y 7%, respectivamente, la UE se mantiene rezagada y corre el riesgo de instalarse en el furgón de cola de las economías más desarrolladas del planeta.

El escenario, calificado de 'dura realidad' por Solbes, no pone en entredicho, a juicio del comisario, la estrategia de crecimiento de la Comisión Europea (CE). Para Solbes 'el problema es la puesta en práctica de esa estrategia'.

'Las reformas laborales y de las pensiones son ahora más importantes que nunca', dice Solbes

'O para ser más exactos, la inadecuada puesta en práctica por los Estados miembros', aclaró el futuro ministro español de Economía. Y agregó enseguida que la estrategia europea debe seguir basándose 'en dos premisas fundamentales: no puede haber más crecimiento sostenible sin unas finanzas públicas saneadas y no puede haber más crecimiento sin reformas estructurales'.

Pedro Solbes, al que se identifica con la defensa y aplicación rigurosa del Pacto de Estabilidad, aprovechó su última rueda de prensa como comisario para abogar una vez más por la urgencia de las reformas estructurales. 'La reforma de las pensiones, del mercado laboral y del mercado interior son, en cierto modo, más importantes que nunca para Europa en la coyuntura actual' , sostuvo. 'Lo que necesitamos es una modernización permanente de nuestras economías …. Las reformas no se hacen para poner en peligro nuestro acervo social. Todo lo contrario. Se hacen para generar crecimiento y crear puestos de trabajo; mejores puestos de trabajos', explicó.

Las previsiones de primavera de la CE revelan que la ralentización prolongada que ha caracterizado la actividad económica durante los últimos años no ha pesado demasiado en el mercado laboral europeo. A diferencia de la crisis de comienzos de los 90, cuando la tasa de paro se disparó por encima del 10%, ahora se mantiene en torno al 8,8%.

Se espera que en 2004 se creen en Europa medio millón de puestos de trabajo y el doble, en 2005. La inflación, se mantendrá cómodamente por debajo del 2%, el objetivo marcado por el BCE.