Audiencia Nacional

El dueño de Gescartera podrá salir de la cárcel pagando sólo un 10% de la fianza inicial

La juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios ha rebajado por segunda vez la fianza que pesa sobre el principal encausado en el caso Gescartera Antonio Camacho. En un principio, ascendía a tres millones de euros, en octubre pasado quedó en la mitad y ahora, sólo en una décima parte. La medida, según han confirmado fuentes jurídicas, facilitará su salida de la cárcel, en la que cumple prisión preventiva desde julio de 2001.

La segunda revisión acordada por la juez desde el inicio de la instrucción fue notificada ayer a la prisión madrileña de Soto del Real, donde el propietario de Gescartera permanece ingresado. En el escrito en el que solicitaba esta medida, el fiscal Anticorrupción adscrito al caso, Vicente González Mota, propuso la imposición de determinadas medidas cautelares para asegurar que Camacho siga sujeto al procedimiento, tales como presentaciones diarias, vigilancias policiales y la retirada de su pasaporte.

En opinión del fiscal, el tiempo que Camacho lleva en prisión, desde el 17 de julio de 2001, disminuye el riesgo de fuga y evita que pueda destruir pruebas. Esta postura se sustenta en los argumentos del informe pericial realizado por la Agencia Tributaria, ya ratificado ante la juez, en el que los expertos dicen que no han constatado que el dueño de Gescartera hubiera realizado liquidaciones de dinero no conocidas o con fondos en el extranjero.

Segunda rebaja

El pasado mes de octubre, la juez redujo a la mitad la fianza de tres millones de euros impuesta al ex máximo accionista de la agencia de valores. Antes de tomar su decisión, la magistrada dio traslado de la petición a las partes, algunas de las cuales se pronunciaron en contra de la rebaja, informaron fuentes de la acusación.

Al haberse rebajado a 300.000 euros la fianza, y si deposita en el Juzgado esta cantidad o avales por el mismo valor, Camacho podrá abandonar en los próximos días la madrileña cárcel de Soto del Real, en la que lleva ingresado algo más de dos años y ocho meses. El 14 de julio del año pasado, días antes de cumplirse dos años de su ingreso, la magistrada acordó mantener la medida al considerar, entre otras razones, que existía riesgo de fuga.

El 9 de abril de 2003, decretó la libertad bajo fianza de tres millones para Camacho y de 1,5 para el comercial Aníbal Sardón, que ingresó en prisión incondicional el 11 de noviembre de 2002. Sardón fue excarcelado el pasado 7 de de julio, tras abonar la fianza con acciones de la empresa Gratisfilm Photocolor Club, con lo que Camacho se convirtió en el único imputado del caso en un centro penitenciario.