Crisis financiera

El presidente de Alitalia asegura que si Roma no ayuda, la aerolínea tiene "un mes de vida"

El presidente de Alitalia, controlada en un 62,4% por el Estado, ha asegurado hoy en declaraciones recogidas por la agencia Ansa y reproducidas por Reuters, que a ésta "no le queda más de un mes de vida" salvo que el Gobierno decida intervenir.

Así describió Giuseppe Bonomi la difícil situación que atraviesa la compañía en Londres, ante el ministro de Trabajo Roberto Maroni, a quien explicó que la Admnistración Berlusconi no se ha mostrado dispuesta a rescatarla.

El balance anual de la empresa fue divulgado hace unos días, y reflejó pérdidas antes de impuestos y extraordinarios de 510,6 millones de euros, lo que supone un 96% más que los 260,5 millones de 2002. Si logra resolver sus problemas financieros y la cuestión pendiente de su privatización, Alitalia entrará en la nueva compañía que formen KLM y Air France.

Por su parte, British Airways ya se ha manifestado y ejerce, según Financial Times, verdadera presión para impedir que reciba ayudas de Estado para emerger de su grave crisis financiera. La alemana Lufthansa también respaldará esa idea, que tiene previsto transmitir a la comisaria europea de Transporte y Energía, Loyola de Palacio.

El Gobierno de Silvio Berlusconi fracasó en febrero pasado en su intento de apoyar el enésimo plan de reestructuración de la compañía italiana de bandera, ante la amenaza de un levantamiento masivo por parte de los trabajadores. Este fracaso motivó la dimisión del hasta entonces consejero delegado de la aerolínea, Francesco Mengozzi, que fue sustituido en su cargo por Marco Zanichelli en una maniobra orquestada por Berlusconi.