Política

Zapatero llama a los diputados a una negociación constante

La VIII legislatura será la de la negociación y el diálogo permanente porque el PSOE no impondrá su programa. Así lo transmitió ayer José Luis Rodríguez Zapatero a todos sus parlamentarios.

Cada proyecto de ley que apruebe el Consejo de Ministros se someterá a una amplia y generosa negociación en el Congreso de los Diputados con el resto de los grupos políticos. 'Gobernaremos para todos. No impondremos nuestro programa sino que buscaremos siempre apoyos', advirtió Zapatero en la primera reunión que mantiene con su grupo parlamentario desde la victoria electoral del 14-M.

El líder socialista advirtió que esta va a ser la 'legislatura del cambio tranquilo' y que le gustaría ver a los parlamentarios pendientes de lo que piden los ciudadanos más que 'de lo que se dice en la M-30 o de lo que pasa en La Moncloa'. Se conoce por M-30 a uno de los pasillos del Congreso. Zapatero pidió a los diputados y senadores que actúen con imaginación y con 'pasión contenida e inteligente'.

La legislatura ha empezado con buen pie para el PSOE. Ayer firmó un documento junto a otros once grupos políticos, todos a excepción del PP, por el que cede puestos que le correspondían en las Mesas del Congreso y el Senado a otros representantes. Para evitar que la renuncia del Grupo Socialista a favor de estos grupos perjudique su posición en ambas Mesas, los grupos firmantes del pacto se comprometen a impedir, a través de la búsqueda de los correspondientes acuerdos, que el PSOE quede en minoría en los máximos órganos de gobierno del Congreso y el Senado. El acuerdo se proyecta sobre toda la legislatura, según se lee en el párrafo final del documento, y sólo podrá decaer en caso de 'acuerdo contrario unánime de los grupos y formaciones políticas que lo suscriben'.

La intención inicial de Zapatero es canalizar la actividad legislativa que derive del Consejo de Ministros hacia una negociación constante con el mayor número posible de grupos, a pesar de que sólo le será necesario sumar 12 votos a los 164 del PSOE para sacar adelante los proyectos de ley.

Con el fin de no pasar apuros, los parlamentarios que pasen a la Administración central como secretarios de Estado o altos cargos de distinto nivel abandonarán el escaño para cederlo al siguiente en la candidatura, una medida destinada a evitar la posible pérdida de votaciones.

Hay predisposición inicial de todos los grupos de la Cámara, excepción hecha del PP, a facilitar la investidura de Zapatero como presidente del Gobierno en primera votación. Convergencia i Unió optará, probablemente, por la abstención.

Rajoy destaca la importancia que las elecciones europeas tienen para el PP

l El PP no puede permitirse el lujo de perder en las elecciones europeas de junio ni uno solo de los votos que tuvo el pasado 14-M. Rajoy aseguró ayer a sus parlamentarios que los próximos comicios son cruciales para el PP, aunque no se trate de una 'segunda vuelta' de las generales.

l El legado que deja José María Aznar, advirtió Rajoy, es el que debe servir al PP como referencia para ejercitar su tarea de oposición.

l El triunfo logrado por el PSOE no tiene comparación con el de 1982. Nunca hubo una oposición, recordó Rajoy, con 148 diputados.