Bolsa

La subida de las Bolsas dispara el beneficio de las grandes fortunas

Las sociedades de inversión mobiliaria de capital variable (Simcav), instrumento de inversión utilizado por las grandes fortunas, vivieron un 2003 extraordinario gracias a la subida que experimentaron las Bolsas el año pasado. De unas pérdidas de casi 2.000 millones en 2002, obtuvieron el ejercicio pasado un beneficio de 1.051 millones de euros.

Hubo un momento a comienzos del año pasado en que parecía que mundo se acababa. Pero no fue así, los mercados se dieron la vuelta y comenzamos a sobreponderar la renta variable'. Así explica Rafael García Larrasilla, presidente de Banif Gestión, el quehacer en los bancos privados que ha permitido a las Simcav obtener un beneficio neto de 1.051 millones de euros en 2003, según el último informe de instituciones de inversión colectiva de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La cifra es significativa, tanto por lo abultado como porque supone un cambio radical frente a las pérdidas cosechadas por las Simcav en 2002, y que ascendieron a 1.916 millones de euros.

Las Simcav son las sociedades que utilizan mayoritariamente las grandes fortunas españolas para canalizar sus inversiones. La ventaja de este vehículo es que tributa al 1% en el impuesto de sociedades frente al 35% de las empresas, debido a su carácter de institución de inversión colectiva. La otra gran ventaja es que el accionista mayoritario (normalmente una familia o persona adinerada) tiene el control de las decisiones de inversión.

Uno de los aciertos de los gestores fue cubrir la exposición al dólar

El patrimonio de las sociedades de inversión creció un 20% el año pasado

Muchos empresarios como Amancio Ortega, presidente de Inditex, canalizan sus ahorros a través de este vehículo. Ortega, con sus dos Simcav, Alazán y Keblar, obtuvo el año pasado unos resultados netos de casi 56 millones de euros, frente a unas pérdidas en 2002 de 11 millones. Otra afamada Simcav, la de Alicia Koplowitz, denominada Morinvest, obtuvo unos rendimientos de 46 millones, frente a unas pérdidas de un millón en 2002.

Las subida de las Bolsas ha sido clave también para atraer más capital de los grandes patrimonios hacia la banca privada. El año pasado se crearon 248 nuevas Simcavs. Al menos una veintena de ellas son sociedades de inversión mobiliaria (SIM) transformadas en Simcav.

El patrimonio de las Simcav, vía revalorización de las Bolsas y vía aportaciones nuevas de capital, creció el año pasado un 19,13% hasta los 20.163 millones de euros.

'En 2002 fuimos muy conservadores, con predominio de renta fija, bonos de alto rendimiento y convertibles en las carteras', explica Rosa María Pérez, directora de inversiones de Nmás1 Patrimonio. 'Hacia mediados de 2003 se fue produciendo un cambio de sesgo y comenzamos a darle más peso a la renta variable'.

Otro de los aciertos de los gestores de banca privada ha sido la cobertura de divisas, en un periodo de descenso del dólar frente al euro. 'Durante todo el año tuvimos las carteras en dólares cubiertas', confirma Juan Fontán, director de Schroders Banca Privada. Aunque en menor medida, la inversión en gestión alternativa, principalmente en fondos de fondos de cobertura (hedge funds), ha jugado un papel diversificador de cara a amortiguar las caídas puntuales del mercado. La exposición a hedge funds varía según la gestora, pero no ha pasado más allá del 15% de las carteras.

Renta fija aceptable

'2003 fue un año en el que subió especialmente el Ibex 35, pero además se comportaron bien los activos más conservadores, como la renta fija y los monetarios. Todo ello ha impulsado la rentabilidad de las carteras', explica Arantxa González, consejera delegada de Morgan Stanley Gestión.

Los menores rendimientos de los activos más conservadores por las bajas tasas de los tipos de interés oficiales han requerido echar mano de la gestión activa en la actividad de tesorería, sacándole hasta un punto al euribor.

La distribución del patrimonio da una idea de hacia qué lado se han inclinado los gestores. A 31 de diciembre de 2003, el 95,82% de la cartera estaba invertida, frente a un 3,39% en liquidez.

La inversión en renta fija, tanto española como internacional, no supera el 20% de la cartera. Un 27,2% de la misma se destinó a la adquisición temporal de activos, un 15,67% a acciones españolas y un 17,59% a acciones extrajeras. La inversión en fondos de inversión, mayoritariamente de la zona euro y extranjeros, alcanza el 14,38% de la cartera.

La banca privada, pendiente del PSOE

Los beneficios de las Simcav tributan al 1% en el impuesto de sociedades porque se entiende que son instituciones de inversión colectiva. La Ley exige les exige un mínimo de 100 accionistas.

En la práctica, en numerosos casos, no existe una difusión accionarial real, sino que un accionista, habitualmente una gran fortuna, posee la gran mayoría del capital y 99 personas puestas por el banco poseen una acción cada uno.

'La llegada del PSOE al poder ha paralizado muchos proyectos', reconocen en el sector. Esperar y ver es la consigna de toda la banca privada.

La Ley de Instituciones de Inversión Colectiva que aprobó el PP en 2003 mantiene el régimen fiscal especial de las Simcav, pero deja para el reglamento, pendiente de aprobación, los requisitos para que estas sociedades tributen al 1%. Estos requisitos podrían referirse a una difusión accionarial real para que estas sociedades sean realmente de inversión colectiva.

El PSOE ha afirmado que mantendrá el régimen especial, pero deben ser accesibles a muchos inversores.

Dentro del sector se cree que la nueva Administración seguirá la línea mantenida hasta ahora, porque un cambio fiscal a peor en estas sociedades generaría la salida de capitales hacia otros países de la UE.