Pymes

La patronal minimiza el efecto de los atentados en el sector

Touroperadores, hoteleros y agencias españolas no se atreven a describir cómo será el escenario turístico tras los atentados del 11-M ni si el temor a nuevas acciones volverá a dañar la actividad como lo hizo en 2001. Pero todos ellos coinciden en destacar que 'no existen cancelaciones de los españoles para sus vacaciones de Semana Santa y que, de momento, el negocio no presenta grandes cambios'.

La industria turística no se atreve a vaticinar si el turismo se verá afectado de nuevo por el temor tras los atentados del 11-M en Madrid. Pero en la Asociación de Agencias de Viaje (Aedeve) dicen que 'existe inquietud, pero no hay novedades en cuanto a las contrataciones de los viajes para las próximas vacaciones'.

Parece que los españoles no han alterado sus planes para viajar 'porque la alarma de atentados es general, y ya existía antes', dicen en el sector. Tampoco en el grupo Globalia perciben novedades en la actividad. 'Ni en Air Europa ni en su red de agencias Halcón Viajes y Viajes Ecuador han registrado anulaciones de viajes para la próxima Semana Santa'.

Por su parte, el touroperador alemán TUI, que trae millones de turistas a España, aseguró que 'el volumen de las contrataciones de las reservas con destino a Mallorca, se está manteniendo, ya que todavía se percibe como un destino seguro'. También Canarias se percibe como 'otro lugar inalterable, donde no se aprecia ningún tipo de reacción negativa ante los acontecimientos acaecidos en Madrid'.

En general, las empresas del sector turístico mantienen la calma y no comparten el pánico de las Bolsas que ha hecho temblar a los valores bursátiles de las principales compañías del sector tras los atentados. Ayer NH recuperó su pulso y sus acciones aumentaron un 2,76%, mientras que las de Sol Meliá caían sólo un 0,15% .

Difícil previsión

Los hoteleros españoles consideran 'imposible predecir en este momento las consecuencias que pueden tener los atentados del pasado jueves sobre la actividad'. Es muy pronto para hacer previsiones -dicen-, pero creen que no habrá importantes alteraciones porque la gente sigue con intenciones de viajar', insisten.

Felipe González Abad, director de Savia Amadeus, apunta que 'el destino de España es muy sólido y que será muy difícil cambiar esa percepción fuera de España en tan poco tiempo'. Cree que 'los turistas fieles, como los británicos y los alemanes, seguirán viniendo a España porque, entre otras cosas, cuentan con viviendas en la costa'. En el sistema global de reservas turísticas no se han registrado importantes cancelaciones, por lo que la preocupación todavía no es evidente.

José Manuel Miciñeiras, presidente de la asociación de agencias de viajes españolas, tampoco habla de efectos negativos en la actividad. Dice que 'desafortunadamente el riesgo al terrorismo es global y que la gente está aceptando ese temor como generalizado, en todo el mundo, no sólo en España'.

Fuera de España, algunas agencias alemanas se atrevieron a vaticinar el pasado viernes que el sector turístico mundial se verá afectado por la incertidumbre generada tras los atentados de Madrid. Ayer grupos de estudiantes franceses que habían programado pasar sus vacaciones de primavera en algunos destinos españoles anularon sus reservas turísticas por miedo a nuevas acciones.

Las empresas aún arrastran las secuelas del 11 de septiembre

La inquietud sobre el futuro es la sensación más frecuente entre las empresas turísticas, que aún no se habían recuperado de la crisis generada tras los atentados de 2001.

Antes del 11-M la industria comenzaba a ver la luz después de pasar un largo túnel, ensombrecido por la caída de la demanda de turistas. Para Semana Santa, las agencias españolas pronosticaron un crecimiento del volumen de negocio del 7%, y los mayoristas anunciaron un alza de las reservas del 4%.

En la actualidad, todos los segmentos del negocio coinciden en destacar que 'aún es pronto para hacer valoraciones sobre los efectos del nuevo escenario, pero no advierten 'grandes cambios en el comportamiento de la demanda de viajes de los españoles para salir del país ni de los extranjeros para entrar'.

Los turistas extranjeros mantienen sus viajes

Los atentados perpetrados el pasado 11 marzo en Madrid, que han dejado 201 muertos y más de 1.500 heridos, constituyen 'evidentemente un motivo para la inquietud', dijo Cathy Keefe, responsable de comunicación de la Asociación de la Industria Turística de Estados Unidos (TIAA), pero 'no están provocando que los turistas claudiquen ante el pánico, y seguirán visitando los destinos europeos'.

El mayor estudio del mercado del sector turístico alemán, Reiseanlayse, concluye en la misma línea: 'Los alemanes mantienen su vacaciones como una de sus prioridades fundamentales y no renuncian a ellas tan fácilmente'. Una encuesta similar realizada en enero de 2002, bajo los efectos de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, mostró que el 14% de las personas interrogadas considerarían esos acontecimientos en sus decisiones de viaje. Un sondeo parecido tras los atentados de Yerba, en los que la mayoría de las víctimas fueron turistas alemanes, mostraba que esa cifra había ascendido al 19%.

En Estados Unidos, 'el terrorismo forma parte de la nueva realidad', según la patronal turística, que achaca la caída del número de turistas americanos hacia países europeos, originada en los últimos años, 'a la depreciación del dólar respecto al euro'.

La compañía que gestionan los viajes por internet Orbitz también comenta que, tras las acciones terroristas del 11-M en Madrid, 'no sólo no han caído las ventas de vuelos hacia Europa, sino que incluso han aumentado respecto a las registradas la semana anterior'. Los atentados no han afectado los planes de viajes de nuestros clientes hacia los países europeos.