Resultados

El beneficio de Basf se resiente por los costes de reestructuración

Los resultados extraordinarios pesaron en las cuentas de Basf el año pasado. El grupo químico alemán registró un beneficio neto de 910 millones de euros, lo que representó un descenso del 39,5% sobre 2002. Esta cifra se vio afectada por los 335 millones de euros por costes de reestructuración destinados a la mejora de la rentabilidad de la factoría de Ludwigshafen.

La cifra de negocio alcanzó los 33.400 millones de euros, un 3,6% más. Sin tener en cuenta el efecto del la subida del euro frente al dólar, el incremento de las ventas habría sido de un 10,9%, indicó Jürgen Hambrech, presidente de la empresa.

La química registró un 'alza sustancial de las ventas y beneficios' en su división agroquímica y de petróleo y gas. Por el contrario, 'los beneficios fueron inferiores a las expectativas' en las divisiones de química y plásticos, precisó la empresa alemana.

Las cifras del cuatro trimestre del ejercicio fueron mejores de lo esperado por los analistas. La compañía ingresó entre octubre y diciembre 8.540 millones de euros, frente a los 8.126 millones previstos. El beneficio neto alcanzó 153 millones de euros, lo que supone un recorte del 23% respecto a los 199 millones del mismo periodo del año anterior

La compañía prevé que este año el crecimiento de sus resultados sea 'moderado', mientras sus ingresos aumentarán 'ligeramente'. La empresa anticipa una mejora en el negocio de plásticos y agroquímica, mientras que las de petróleo y gas disminuirán.