Nuevo escenario político

La CEOE reclama al nuevo Gobierno que evite distorsiones entre regiones

La patronal CEOE recordó ayer que la unidad de España y la libertad de empresa son 'dos pilares básicos para el progreso y la cohesión social'. La CEOE traslada así, en su primer mensaje al futuro Ejecutivo, su inquietud ante los posibles pactos de gobierno con partidos nacionalistas.

Los empresarios recordaron ayer al futuro Gobierno socialista que la patronal CEOE defenderá por encima de todo 'la libertad de empresa y la unidad de mercado', al considerar estos principios 'dos pilares básicos para el progreso económico y la cohesión social'.

Así lo manifestó la cúpula empresarial tras la reunión de la junta directiva de la CEOE. Con ello, los empresarios lanzan de forma tácita su primer mensaje al futuro Ejecutivo socialista.

En concreto, muestran su inquietud ante el riesgo de fragmentación del mercado que podrían conllevar los pactos de gobierno con los partidos nacionalistas.

El riesgo de fractura de la unidad de mercado ha sido en los últimos años una preocupación compartida por empresarios y sindicatos.

Tras la victoria del Partido Popular en 1996, empresarios y sindicatos elaboraron, en el Consejo Económico y Social, un extenso documento que ponía de manifiesto su preocupación por la cohesión del mercado ante el proceso de transferencia de competencias a las comunidades autónomas. Se refieren con ello a la creciente diversidad de escenarios fiscales y comerciales y a las diferencias laborales entre regiones.

Hoy, esta preocupación vuelve a aparecer en la agenda patronal pero por otros motivos, que son la posible necesidad del PSOE de pactar o llegar a acuerdos puntuales de gobierno con distintos partidos nacionalistas.

Dicho esto, los responsables patronales ratificaron una vez más la autonomía empresarial respecto al Ejecutivo, esto es, que no aceptarán ningún tipo de injerencia del Gobierno en la gestión empresarial. También anuncian que 'no emitirán opinión alguna sobre la figura, programa o equipo del próximo Gobierno de España' hasta después del debate de investidura. Hasta entonces, la CEOE mantendrá contactos con sus agentes sociales y con los partidos mayoritarios para demostrar su propuesta de colaboración.

Cámaras de comercio Mantener la estabilidad y las reformas estructurales, tareas del próximo Gobierno

Las Cámaras de Comercio también indicaron ayer cuáles deben ser, a su juicio, los deberes del próximo Gobierno socialista en materia económica:

Mantener la contención de la presión fiscal para las empresas, principalmente para las pequeñas y medianas.

Continuar con la estabilidad presupuestaria y el crecimiento económico, algo esencial -en opinión de las cámaras- para generar un marco seguro para el desarrollo de las empresas.

El diálogo con los partidos y los agentes económicos y sociales debe ser la principal premisa que rija las medidas económicas que lleve a cabo el nuevo Ejecutivo.

Retomar las reformas estructurales que aseguren y mejoren la competitividad de las empresas y la economía española. Entre ellas, el aumento de la capitalización de la economía tanto en infraestructuras como en formación de mano de obra e investigación.

Facilitar la creación de empresas, a través de la reducción de trámites administrativos, promover las nuevas tecnologías y avanzar en las ayudas a la internacionalización.