Ibex 35

Los atentados rompen la estabilidad de la Bolsa

Los atentados terroristas en Madrid han reventado la paz no sólo de la capital española, sino también del mundo entero. La crueldad del ataque y su dimensión no han pasado de largo para nadie ni siquiera para el mundo financiero.

Los atentados terroristas en Madrid han reventado la paz no sólo de la capital española, sino también del mundo entero. La crueldad del ataque y su dimensión no han pasado de largo para nadie ni siquiera para el mundo financiero. Este nuevo escenario no estaba descontado por las Bolsas ni era previsible bajo ningún concepto; las incertidumbres geopolíticas habían pasado a un segundo plazo. El 11-M es un punto y aparte a la marcha de unos mercados que estaban cotizando en máximos.

Las Bolsas se han encontrado de lleno con un nuevo factor justo en el momento en el que unánimemente se clamaba por una corrección. Las subidas habían sido constantes desde los mínimos de hace 12 meses, cuando la guerra entre Estados Unidos e Irak era ya una realidad.

Durante este tiempo, los mercados se han mostrado fuertes, aunque también se han beneficiado de un entorno favorable, con recuperaciones económicas en marcha y una vuelta a la confianza. Pero entre los análisis de operadores y expertos eran ya abundantes las opiniones que apuntaban a una sobrecompra.

El dato de creación de nuevos puestos de empleo en Estados Unidos hace una semana ya puso freno al goteo de subidas de las Bolsas. La posibilidad de que Al Qaeda esté implicada en los atentados de Madrid han profundizado en los descensos, pero de forma puntual. El Ibex ha cerrado la semana con un recorte del 3,75%. Los valores más castigados son aquellos que tienen que ver con el turismo, uno de los pilares del PIB español.

El resto de las Bolsas europeas cayó con fuerza el jueves ante la sospecha de que Al Qaeda pudiera estar detrás de los atentados. Ayer terminaron con leves alzas, lo que muestra que la fortaleza aún no se ha minado. Mientras no se resolvía la autoría de los atentados, los mercados entraron en un nuevo impasse. Pero es pronto para dar por cerradas las consecuencias del 11-M en el plano financiero.

Las elecciones que vienen

Mañana se celebran en España las elecciones más difíciles de la democracia. No por el hecho de la decisión en sí de cada votante, sino por las circunstancias en las que se concurre.

Hasta hace un mes se daba por hecha una victoria amplia del Partido Popular. Por este lado no había ningún problema, los mercados lo que quieren es estabilidad y huir de la incertidumbre. Los analistas hablaban entonces de nulo impacto. Pero los últimos sondeos han mostrado que la distancia entre el PP y el PSOE se ha estrechado, y a esta circunstancia se unen ahora los atentados de Madrid.

En 1996, los mercados preveían una mayoría absoluta del PP. Las encuestas fallaron y Aznar se vio obligado a pactar con CiU. El Ibex cayó un 5,2% el día después de las elecciones ante las dudas sobre la formación del nuevo Gobierno.

Los analistas piensan que las elecciones de mañana pueden convertirse en una nueva prueba de fuego para la Bolsa.