Masacre en Madrid

El Ibex paga el peaje terrorista con las Bolsas mundiales al alza

Las dudas sobre la autoría del atentado que desplomaron el Dow Jones el jueves depararon una apertura bajista de las Bolsas que se calmó con el paso de las horas. El Ibex, con todo, volvió a sufrir las consecuencias del terror y fue uno de los pocos mercados que bajó, un 0,98%.

No hubo en la sesión de ayer sorpresas acerca del atentado que convulsionasen los mercados como ocurrió el jueves. La autoría, asunto clave para los inversores, sigue en una nebulosa. Clave en la medida en que los fríos mercados quieren saber si el riesgo terrorista se extiende a todo el mundo o se queda sólo en España. Un dato que marca la diferencia entre comprar o vender.

A medida que las horas no despejaban la cuestión, los inversores fueron dejando de lado este punto. Sobre todo cuando abrió Wall Street al alza, con subidas del 0,85% en el Dow y del 1,5% del Nasdaq en el periodo de coincidencia operativa. Parecía haber cotizado el jueves todo lo que tenía que cotizar. Perdió un 1,64% en cuestión de hora y media tras señalar Acebes la existencia de una pista islámica. Pero ayer eso ya era agua pasada. El Ibex, en consecuencia, mitigó de forma notable sus pérdidas. Pasó de bajar un 2,1% nada más abrir a cerrar con un retroceso del 0,98%. Esta pérdida ya tenía en cuenta, no obstante, el peaje terrorista, puesto que los mercados europeos cerraron con ganancias. El Footise se revalorizó el 0,5% y el Dax alemán el 0,27%. Todos ellos perdían posiciones por la mañana.

Pese a la tranquilidad en las cotizaciones, no faltaban voces de alerta. El economista jefe de Deutsche Bank en Fráncfort, Norbert Walter, aseguró que si se demuestra que los atentados de ayer en Madrid fueron cometidos por la organización terrorista islámica Al Qaeda y que forman parte de una ofensiva en Europa, podrían tener 'graves repercusiones para el desarrollo económico'.

La actividad bursátil se redujo considerablemente durante los 15 minutos de silencio

En esta línea se pronunciaron otros analistas. Pero el mercado iba por otra parte y los inversores se tuvieron que subir al carro alcista de Wall Street. Tras de cuatro días de pérdidas, EE UU optó por las compras. Eso a pesar de que los datos económicos no eran positivos -la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan bajó a 94,1 cuando se esperaba una mejora- y el origen del terror no se había aclarado.

En la Bolsa española, por otra parte, los 15 minutos de silencio convocados en señal de duelo provocaron un considerable descenso de la negociación en la Bolsa, según informó la Sociedad de Bolsas. Otros mercados, como MTS, cerraron sus puertas de 12 a 12.15 horas. En esos mismos momentos, un falso aviso de bomba obligó a desalojar la estación de Atocha. El ruido de las sirenas volvió a desfilar por las calles y el susto restó al Ibex un puñado de puntos. Pero fue sólo eso, un susto.