Masacre en Madrid

La oposición exige al Gobierno toda la información de la que dispone

La práctica totalidad de los principales líderes de la oposición acusó ayer al Ejecutivo de ocultar y retrasar el trasvase de información sobre la autoría de los atentados. El Gobierno, en boca de su presidente José María Aznar, rechazó ayer estas acusaciones y prometió facilitar cuantos datos disponga.

Uno tras otro, los principales líderes políticos vertieron sus dudas sobre la claridad y la celeridad del Ejecutivo a la hora de transmitir la información recabada. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, reclamó al Gobierno 'la mayor diligencia posible' sobre la investigación de los autores de la matanza. El candidato socialista a las elecciones del próximo domingo recalcó en rueda de prensa que en estos momentos lo más importante 'son las víctimas'. 'Sé que hay muchos ciudadanos que quieren conocer todos los datos, tienen derecho a ello, y espero que el Gobierno lo haga así'.

Más explícito y contundente que Zapatero fue su secretario de organización, José Blanco, quien afirmó que su partido tiene 'sospechas' de que el Ejecutivo está retrasando la información sobre las investigaciones. Blanco consideró que Acebes 'tuvo que reconocer', 'por la presión informativa', que se había encontrado una cinta con versículos del Corán en una furgoneta. Esta información había sido recibida por el PSOE 'bastantes horas' antes de la confirmación realizada por Acebes, según Blanco. El coordinador de IU, Gaspar Llamazares, reiteró, en un encuentro con periodistas en la sede del partido, su 'condena sin paliativos a un atentado monstruoso, brutal y fascista', a la vez que reclamaba 'la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad'.

El lendakari, Juan José Ibarretxe, también se unió a estas voces. 'Pido con todas mis fuerzas información fehaciente', porque 'los familiares tienen derecho a conocer quién cometió 'la barbarie'. En el caso del PNV, como en el del PSOE, también fue más explícito la segunda espada del partido. El portavoz el Congreso, Iñaki Anasagasti, aseguró, tras una concentración en la Cámara baja, que el Ejecutivo 'oculta datos'. 'Esto es el colmo de los colmos, estamos ante una auténtica farsa', denunció.

Zapatero: 'Hay muchos ciudadanos que quieren conocer los datos, tienen derecho a ello, y espero que el Gobierno lo haga así'

El presidente del Gobierno, José María Aznar, rechazó ayer todas estas acusaciones en una alocución ante los medios y prometió transparencia. 'Toda la información que tengamos, toda, se la vamos a contar a los españoles'. El presidente trataba así de acallar las denuncias vertidas en bloque por la oposición.

A preguntas de los periodistas, Aznar aseguró que ha 'ofrecido toda la información de la que dispone', y subrayó que el jueves mismo se la facilitó 'personalmente' al líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y al del PP, Mariano Rajoy. 'Me sorprende que se diga que se está ocultando información', afirmó.

El presidente saliente también justificó la rueda de prensa ofrecida a primera hora de la tarde del 11 de marzo por el responsable de Interior, Ángel Acebes, en la que el ministro no dudó en atribuir a ETA los atentados. '¿Por qué el Gobierno no tiene que pensar que puede ser esa banda la autora?', aseguró Aznar durante el turno de preguntas. 'No me pidan que juegue a las quinielas, porque no lo voy a hacer. Nosotros juzgamos sobre hechos constatados', concluyó.

'El ministro hizo lo que tenía que hacer'

El presidente del Gobierno se esforzó ayer por comunicar que 'mantiene el compromiso de transparencia' que 'siempre ha cumplido'. En su declaración ante los medios de comunicación, José María Aznar defendió, además, a su ministro de Interior, Ángel Acebes, de quien dijo que 'hizo lo que tenía que hacer' al acusar a ETA de los atentados.

'¿Alguien piensa', respondió a un periodista, 'que un Gobierno democrático no tiene que pensar lógicamente que fue ETA?'. Es más, Aznar 'recordó que el Ministerio de Interior 'está harto de recibir reivindicaciones falsas'. Por eso, 'el ministro hizo lo que tenía que hacer, porque esos terroristas lo han intentado muchas veces, con lo que no había ningún motivo para pensar que, siguiendo el mismo procedimiento, no sean los mismos'.

El presidente saliente rechazó pronunciarse sobre las líneas de investigación que han quedado abiertas, y pidió a los periodistas que no le pidan 'que juegue a las quinielas'. Eso sí, el mandatario dejó claro que 'ninguna línea de investigación va a ser desechada' y que 'no se descarta ninguna hipótesis'.