Movilización

Los controladores pararon en señal de duelo por el asesinato de Suiza

Los controladores aéreos españoles pararon su actividad durante 20 minutos a las 13.00 horas de hoy, momento en el que se ofició un funeral por su compañero danés asesinado hace unos días en Suiza y al que se relaciona con una colisión entre dos aviones en pleno vuelo que costó la vida a 71 personas.

El controlador fue asesinado en su domicilio en extrañas circunstancias el pasado 24 de febrero. Recibió varias puñaladas en su domicilio de Kloten, un pueblo cercano a Zúrich, donde vivía con su mujer y sus dos hijos pequeños.

La policía y parte de la opinión pública le relacionaba con el accidente aéreo ocurrido el 1 de julio de 2002 al sur de Alemania en el que murieron 71 personas. De origen danés y de 36 años, P.N. estaba de servicio en el aeropuerto de Zúrich aquel fatídico día, en el que un Tupolev-154 y un Boeing-757 colisionaron en el aire cerca de la frontera suizo-alemana del lago Constanza. El Tupolev ruso volaba a Barcelona desde Moscú y su pasaje estaba compuesto en su mayoría por niños rusos que iban de vacaciones a España. El Boeing, de la compañía de mensajería DHL, se dirigía de Bérgamo (Italia) a Bruselas.

Los paros en España afectaron a las salidas de todos los vuelos desde cualquiera de los aeropuertos de la red de AENA, desde las 13.00 a las 13.20 horas. También hubo actos similares en Suiza, con paros de 15 minutos y que incidieron en los despegues de cuatro aeropuertos: Zúrich, Berna, Ginebra y Lugano. Por su parte, los controladores aéreos de Grecia efectuaron uno de 10 minutos en el aeropuerto de Atenas.