Responsabilidad social

Los fondos de pensiones de EE UU piden a las petroleras informes medioambientales

Los fondos de pensiones empiezan a estar cada vez más involucrados en la gestión del gobierno corporativo de las empresas en las que invierten. Y las empresas que no cumplan los estándares de la responsabilidad social corporativa pueden tener que hacer frente a un nuevo riesgo: la rebelión de los inversores.

Así lo advirtió hace apenas unos días el Pension Investment Research Consultants (PIRC), un grupo británico que lidera la vigilancia en el cumplimiento del buen gobierno de las empresas. También en Estados Unidos los fondos de pensiones han empezado a mostrar su capacidad de presión.

El jueves pasado los gestores de fondos que representan a funcionarios de Connecticut, Nueva York y Maine anunciaron que han exigido a diez compañías petrolíferas estadounidenses que divulguen entre sus inversores los planes para reducir el impacto potencial sobre el calentamiento global y el cambio climático ocasionado con sus negocios, según el New York Times.

Entre las compañías a las que se dirigieron destacan algunas de tamaño medio, como Anadarko Petroleum, Devon Energy y Valero Energy.

Muchas de estas empresas petroleras han pedido a la SEC, el regulador de los mercados estadounidense, que dicte una resolución en la que se establezca que no tienen obligación de presentar a sus accionistas en las juntas generales las resoluciones respecto a las medidas para reducir el impacto del calentamiento global.

El argumento esgrimido por estas empresas para negarse a proporcionar esta información medioambiental es que ya han tenido que responder a ese tipo de cuestiones en un buen número de forums.

Algunas compañías, como en el caso de Adanarko, tienen la intención de someter a votación de todos los accionistas si desean que se presenten estos informes de impacto medioambiental. Pero ya han anunciado que presionarán para tratar de convencerles de que se trata de un gasto de dinero innecesario.

Según el Investor Responsibility Research Center, una organización con sede en Washington encargada de analizar la responsabilidad social de las empresas, en estos momentos los accionistas ya han presentado 51 resoluciones exigiendo a diversas compañías a que hagan públicos sus informes relativos a asuntos energéticos y medioambientales.