Transparencia

Los accionistas estrenan nuevos derechos de información en las juntas

Hay quien opina que el incremento del derecho de información de los accionistas es uno de los aspectos fundamentales que ha introducido la Ley de Transparencia. æpermil;stos tienen derecho a saber qué es lo que pasa en las empresas en las que invierten y a preguntar si tienen alguna duda sobre su funcionamiento o su gestión. La Ley de Transparencia modificó el artículo 112 de la Ley de Sociedades Anónimas para ampliar 'de forma muy importante' el derecho de información de los accionistas. Así lo cree por ejemplo Manuel Sánchez Álvarez, responsable de buen gobierno del bufete Garrigues.

La norma establece que los accionistas pueden solicitar de los administradores información acerca de los asuntos contenidos en el orden del día hasta el séptimo día anterior al previsto para la celebración de la junta o formular por escrito las preguntas que estimen pertinente.

Además, los accionistas de sociedades cotizadas tienen derecho a solicitar informaciones o aclaraciones o a hacer preguntas sobre cualquier aspecto que haya sido objeto de una comunicación de hechos relevantes a la CNMV desde la celebración de la última junta general.

La empresa debe responder de los puntos del orden del día y de los hechos relevantes

La Ley de Transparencia obliga a los administradores a proporcionar la información que los accionistas hayan solicitado. Sólo estarán exentos de contestar cuando la información proporcionada pueda perjudicar los intereses sociales. Pero no podrán negarse en ningún caso si la solicitud de accionistas representa al menos la cuarta parte del capital social.

Problemas

La novedad incorporada por la ley puede acarrear, según los expertos en derecho mercantil, algunos problemas a las empresas que se van a ver obligadas a hacer frente a un buen número de solicitudes de información, algo que hasta ahora sólo sucedía durante la celebración de la junta de accionistas.

Manuel Sánchez Álvarez opina que la medida 'refuerza el derecho de información de los accionistas hasta niveles tremendos. Antes las preguntas sólo se hacían de manera oral y durante el tiempo de celebración de la junta general. A partir de ahora los administradores tendrán que hacer frente a todo tipo de preguntas y aclaraciones y deberán además contestar por escrito'.

Luis Fernández del Pozo, director del servicio de coordinación de los Registros Mercantiles, opina que la medida es buena para los accionistas. Las empresas tienen que tener en cuenta que si se niegan a contestar de manera ilegítima los tribunales pueden impugnar la junta. 'Pero también corren el riesgo de que grupos de accionistas mal intencionados y organizados puedan llegar a pedir una información desmesurada que hay que responder. Pueden llegar a mandar cientos y cientos de cartas o correos electrónicos que la empresa deberá contestar'.

Consejeros: Al servicio del inversor

¦bull; Las empresas se van a ver obligadas a crear o reforzar sus servicios de atención a los accionistas.

¦bull; La ley obliga tanto a dar información de las compañías que no cotizan como a las que sí lo hacen. Para éstas, el derecho de información se extiende no sólo a los puntos del orden del día sino a todos los hechos relevantes comunicados a la CNMV.

¦bull; Los responsables de ofrecer la información pedida por los accionistas son los administradores, que deben facilitar la información por escrito hasta el día antes de la celebración de la junta.

¦bull; Violar el derecho de información de los accionistas puede suponer que los tribunales impugnen la junta general y anule todos los acuerdos.

¦bull; La empresa sólo puede negarse a dar información cuando la respuesta pueda perjudicar sus intereses sociales.

¦bull; En el caso de que la solicitud de información esté apoyada por accionistas que representen al menos la cuarta parte del capital social no podrá negar la información alegando el perjuicio de los intereses sociales.

Un uso aún no muy extendido

Han sido demasiados cambios para que los accionistas hayan podido asimilar todas las ventajas derivadas de la entrada en vigor de la Ley de Transparencia. Y aunque la obligación de que las sociedades cotizadas no sólo informen de los puntos contenidos en el orden del día sino que también lo hagan de los hechos relevantes enviados a la CNMV es más que relevante, aún son pocos los que se han decidido a preguntar a las empresas en las que invierten.

Manuel Sánchez Álvarez, de Garrigues cree que al tratarse de un tema nuevo este año no será aún muy utilizado por los accionistas, 'pero a medida que se haga el rodaje se irá extendiendo su uso'. Las asociaciones de accionistas, como Adicae, creen que es una buena medida 'siempre y cuando los accionistas estén organizados. De lo contrario, en la práctica las preguntas de los accionistas se perderían ante la descoordinación de ellas y serían respondidas de una forma superficial que no le proporcionaría información a nadie'.

El coordinador de los servicios técnicos de Adicae, Javier Blancas cree que la ley supone un avance, 'pero dista mucho todavía de permitir una transparencia que permita al accionista dirigir sus inversiones en función de datos económicos y no de información especulativa'.

Y mientras, las aún escasas empresas que han celebrado sus juntas de este año, aseguran que no han notado mayores peticiones de información por parte de sus accionistas. Banesto es un buen ejemplo de ello. Fuentes del banco aseguran no haber notado un incremento de preguntas. Pero este año aparecerá un punto común en el orden del día de las juntas de accionistas de las sociedades cotizadas: el derecho de información del accionista.